Fallo histórico despenaliza la homosexualidad en Trinidad y Tobago

La juez Devindra Rampersad ha dictaminado que la Sección 13 y la Sección 16 de la Ley de Delitos Sexuales de la nación caribeña deberían ser eliminadas, luego de una demanda presentada por el activista LGBT Jason Jones contra el fiscal general del país.

Jones, que es ciudadano de Trinidad y Tobago y del Reino Unido, afirmó que estas secciones particulares de la Ley de Delitos Sexuales violaban su derecho a la privacidad y la libertad de expresión. La Sección 13 establece que una persona que se involucra en sexo anal, conocida como “sodomía” en la ley de la era colonial, podría enfrentar hasta 25 años de prisión. La sección 16 establece que una persona que “comete un acto de indecencia grave” podría enfrentar cinco años de prisión. Ese acto se define como algo “que no sea una relación sexual” que implica el “uso del órgano genital con el propósito de despertar o satisfacer el deseo sexual”.

El juez Rampersand falló a favor del reclamo de Jones y puso en marcha el proceso para despenalizar la homosexualidad en Trinidad y Tobago: “El tribunal declara que los artículos 13 y 16 de la Ley de Delitos Sexuales son ​​inconstitucionales, ilegales, nulos, nulos, inválidos y sin efecto en la medida en que estas leyes penalicen cualquier acto constitutivo de conducta sexual consentida entre adultos”.

Los activistas han elogiado la decisión, con Kenita Placide, una asesora de OutRight Action International, diciendo: “El juez se puso en el lado correcto de la historia”, en este caso al rechazar la ley de sodomía y declararla inconstitucional.

Facebook Comments