Sin clases de yoga en la cárcel ¡por mieda a “volver gays” a los reos!

Ay comadres, cuando una cree que no puede haber nadie más bruta que una en la vida, llegan los de Rusia y nos dicen “quítate que ahi te voy”.

Resulta que una comadre religiosa, y una conservadora salieron con el chistorete de que hacer yoga induce a conductas sexuales desenfrenadas, y por eso, dos prisiones de Moscú, en Rusia, decidieron poner un alto a estas actividades ya que tienen mieda a que los reos ¡se vuelvan gays!

Fue el profesor Alexander Dvorkin quien enviara un documento a las autoridades argumentando esta situación, aunque bien liosa luego dijo que la sacaron de contexto. Pese a todo esto, un porcentaje de autoridades piden que se sigan impartiendo las clases ya que han notado una reducción de visitas al médico desde que los reos toman este tipo de actividades, y aseguran que ven los beneficios “más allá de los riesgos”.

¡Tan brutas!

Facebook Comments