Inicio ¡Sexcándala! Billy Porter, de la serie Pose, revela que vive con VIH

Billy Porter, de la serie Pose, revela que vive con VIH

1081

Manas, el actor Billy Porter fue diagnosticado con el virus en junio de 2007. Catorce años después, la estrella de Pose decidió hablar al respecto y, en una entrevista con The Hollywood Reporter, reflexionó respecto a los retos y aprendizajes a los que ha tenido que enfrentarse siendo VIH positivo.

 

El artista estadounidense aseguró que el viaje a lo largo de estos años se ha enfocado en la autoaceptación y en la curación.

 

En los 14 años transcurridos desde entonces, la estrella ganadora del Emmy de Pose no le ha contado a nadie, temiendo la marginación y las represalias en una industria que no siempre ha sido amable con él.

 

Billy que ha cultivado una ferviente base de fanáticos en los últimos años sobre la base de su talento y autenticidad, dice que ha estado usando Pray Tell, su personaje VIH positivo en la serie FX, como su representante. “Pude decir todo lo que quería decir a través de un sustituto”, revela, reconociendo que nadie involucrado en el programa tenía idea de que estaba dibujando de su propia vida.

 

En una de las entrevistas más extensas que el cantante ha brindado a los medios de comunicación, contó que la decisión de abrirse ante la opinión pública se desencadenó después de decirle a su madre que era portador del virus. Este momento tan significativo en su proceso lo inspiró y fue el detonante necesario para que hiciera pública su experiencia.

 

El también actor contó que el 2007 fue el peor año de su vida, pues el diagnóstico de VIH ocurrió pocos meses después de enterarse de que tenía diabetes tipo 2. Mientras se enfrentaba a una de las épocas más complicadas a nivel personal, también tenía problemas económicos, pues se declaró en quiebra. La suma de todas esas complicaciones lo sumió en una depresión que terminó después de casi una década.

 

“Yo era la generación que se suponía que debía saberlo mejor, y sucedió de todos modos. Era 2007, el peor año de mi vida. Estuve al borde de la oscuridad durante aproximadamente una década, pero 2007 fue lo peor. En febrero, me diagnosticaron diabetes tipo 2. En marzo, firmé los papeles de la quiebra. Y en junio, me diagnosticaron VIH positivo. La vergüenza de ese tiempo se sumó a la vergüenza que ya había [acumulado] en mi vida que me hizo callar, y he vivido con esa vergüenza en silencio durante 14 años. Ser VIH positivo, de donde yo vengo, crecer en la iglesia pentecostal con una familia muy religiosa, es el castigo de Dios”.

 

Además, recuerda que la vergüenza que sentía en esa época se combinó con la vergüenza que había acumulado a lo largo de su vida, misma que le hizo callar y mantener en secreto que es VIH positivo.

 

Sin embargo, una de las declaraciones más impactantes de la leyenda de Broadway fue que, en el lugar en el que creció, esa enfermedad es considerada como un castigo de Dios.

 

“Sobreviví para poder contar la historia. Eso es para lo que estoy aquí. Soy el recipiente, y emocionalmente eso fue suficiente, hasta que no lo fue. Hasta que me casé [en 2017]. Ahora intento tener una familia; ahora no soy solo yo. Es hora de crecer y seguir adelante porque la vergüenza es destructiva y, si no se resuelve, puede destruir todo a su paso. Y mi vergüenza estaba realmente relacionada con mi relación con mi madre y mi ex relación con la iglesia”.