Inicio ¡Wow! El proceso de las familias trans

El proceso de las familias trans

527
Imagen de Pexels

El tema de la familia es de los más importantes para una persona trans: si te apoya, tienes por lo menos una red segura donde caer en blandito. Si no te apoya, tu ya de por sí difícil camino puede parecer a veces insoportable. Por eso es tan importante pensar la transición estratégicamente, ir tejiendo tus redes que te puedan contener también afuera de tu familia biológica. Muchas veces, esta familia que no es de sangre o porque lo diga un papel, será tu verdadera familia que te quiere bien y quiere estar contigo. No podemos anticipar quién va a apoyar y quién no, siempre nos vamos a llevar sorpresas buenas y malas al salir del closet. También hay mejores maneras de salir del closet, por ejemplo ¡no soltar la bomba en medio de la cena de Navidad ante 50 personas!

¿Has oído que cuando tú sales del closet, metes al closet a tu familia? Hay de todos los casos, ya que algunas personas reaccionan bien de inmediato y te ofrecen todo su apoyo, sin importar el qué dirán. A otras les cuesta más, se angustian mucho de pensar en lo que dirán en sociedad y efectivamente se meten al closet. Otras, tristemente, jamás te apoyarán. Lo que hay que entender, es que nuestras familias viven también ese proceso fuerte de asimilación, se preocupan porque saben que el mundo es difícil para las personas trans, y entran en un duelo. Parte de ese duelo es a veces la negación y hay personas que no pasan de ahí. Otras captan de inmediato, porque entienden que ahora verán la mejor versión de ti, lo cual es positivo. Ya no eres un personaje atrás de una máscara, sino que fluyes desde tu verdadero ser y eso es motivo de celebración.

He visto de todo, ¿te imaginas a un papá describiendo la transición de su hija como “una etapa super divertida, que ojalá nunca acabara”? Me ha tocado, aunque no lo creas. También he visto familiares transformarse desde la tristeza y la negación, hasta la aceptación y la celebración de ver cómo su familiar trans florece, y cómo una persona a veces gris, se transforma en una persona alegre y que fluye con la vida. En los grupos en los que participo, se ve a personas trans y familiares en todas las etapas, desde la mamá que ayer recibió la noticia y está en shock, los hermanos que dicen que hicieron el switch de inmediato y cambiaron el pronombre diciendo que no era “big deal” y los papás que disfrutan a sus hijes que ya transicionaron. Pero cada quién va a su ritmo y vivirá su proceso a su manera muy personal.

¿Cómo podemos ayudar a facilitarles el camino? La información adecuada es muy importante. Hay tantos prejuicios e ideas erróneas en cuanto a por qué una persona resulta ser trans y también acerca de lo que una persona trans es, que no es raro que una persona se alarme si le dices que eres trans. Pero al informar de manera adecuada, los prejuicios desaparecen y partimos ya desde una situación que se ve muy diferente. El ser una persona trans no es una ocurrencia o una moda; tiene razones ya identificadas en la biología. A veces, viene a nivel de los genes, otras, del cerebro. Para mí, de alguna manera todas las personas trans somos intersexuales. Pareciera, que algunas personas solo están dispuestas a validarte si tu caso es genético. Eso es absurdo, como si la fisiología del cerebro no fuera importante. A ver, te pregunto: ¿Qué es más importante, el corazón o el hígado? Qué pregunta tan absurda. Todo es importante.

Otro factor es tener un acompañamiento que les aligere ese proceso, para que no se sientan perdidas o que no tengan que reinventar la rueda. Hay quien ya pasó por ahí de manera exitosa y que puede ayudar. Y están también los grupos donde otras personas comparten sus experiencias, tips, o simplemente sostienen su mano para que su duelo sea más llevadero y no se sientan solas.

 

Si quieres acompañamiento para personas trans, familias y especialistas puedes contactar a Juliette Greenham a través de este correo: alasdeviento1@gmail.com