Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Un estudio de no inferioridad aleatorizado, multicéntrico, abierto, de fase 3b apoya el uso de cabotegravir más rilpivirina de acción prolongada administrada cada 2 meses como una opción terapéutica para las personas que viven con el VIH-1.

Los estudios clínicos de fase 3 mostraron la no inferioridad del cabotegravir intramuscular de acción prolongada y rilpivirina dosificados cada 4 semanas a la terapia antirretroviral oral. Los resultados importantes de la fase 2 de la dosificación cada 8 semanas y el modelo de apoyo respaldan la evaluación adicional de la dosificación cada 8 semanas en este ensayo, que tiene el potencial de ofrecer una mayor comodidad.

El objetivo del estudio fue comparar la eficacia antiviral en la semana 48 de cabotegravir más rilpivirina de acción prolongada administrada cada 8 semanas con la de cada 4 semanas.

Metodología

El ensayo ATLAS-2M es una fase continua, aleatoria, multicéntrica en la que participan trece países: Australia, Argentina, Canadá, Francia, Alemania, Italia, México, Rusia, Sudáfrica, Corea del Sur, España, Suecia y EE. UU. Fase abierta 3b, estudio de no inferioridad de cabotegravir más rilpivirina terapia de mantenimiento de acción prolongada administrada por vía intramuscular cada 8 semanas (600 mg de cabotegravir más 900 mg de rilpivirina) o cada 4 semanas (400 mg de cabotegravir más 600 mg de rilpivirina) a adultos con experiencia en el tratamiento que viven con el VIH -1.

Las personas elegibles recién reclutadas deben haber recibido un primer o segundo régimen de atención estándar oral ininterrumpida durante al menos 6 meses sin falla virológica y tener 18 años o más. Los participantes elegibles del ensayo ATLAS, tanto del grupo de atención oral estándar como de acción prolongada, deben haber completado la fase comparativa de 52 semanas con un ARN del VIH-1 en plasma de detección ATLAS-2M de menos de 50 copias por ml.

Los participantes fueron asignados al azar 1:1 para recibir cabotegravir más rilpivirina de acción prolongada cada 8 semanas o cada 4 semanas. El programa de asignación al azar se generó mediante el software de asignación al azar validado por GlaxoSmithKline RANDALL NG.

El criterio de valoración principal en la semana 48 fue ARN del VIH-1 ≥ 50 copias por ml (instantánea, exposición por intención de tratar), con un margen de no inferioridad del 4%. El ensayo está registrado en ClinicalTrials.gov, NCT03299049 y está en curso.

Hallazgos

El cribado se realizó entre el 27 de octubre de 2017 y el 31 de mayo de 2018. De 1,149 individuos evaluados, 1,045 participantes fueron asignados al azar a los grupos cada 8 semanas (n = 522) o cada 4 semanas (n = 523); El 37% (n = 391) pasó de cada 4 semanas a cabotegravir más rilpivirina de acción prolongada en ATLAS.

La mediana de edad de los participantes fue 42 años (IQR 34-50); 27% (n = 280) mujeres al nacer; 73% (n = 763) raza blanca. Cabotegravir más rilpivirina de acción prolongada cada 8 semanas no fue inferior a la dosis cada 4 semanas (ARN del VIH-1 ≥50 copias por ml; 2% frente al 1%) con una diferencia de tratamiento ajustada de 0.8 (IC del 95%: 0 · 6–2 · 2).

Hubo ocho (2%, cada grupo de 8 semanas) y dos (<1%, cada grupo de 4 semanas) fallas virológicas confirmadas (dos medidas secuenciales ≥200 copias por ml). Para el grupo de cada 8 semanas, cinco (63%) de ocho habían archivado mutaciones asociadas a la resistencia a inhibidores de la transcriptasa inversa no nucleósidos a rilpivirina al inicio del estudio. El perfil de seguridad fue similar entre los grupos de dosificación, con 844 (81%) de 1,045 participantes que tuvieron eventos adversos (excluidas las reacciones en el lugar de la inyección); no se produjeron muertes relacionadas con el tratamiento.

Interpretación

Los perfiles de eficacia y seguridad de la dosificación cada 8 semanas y la dosificación cada 4 semanas fueron similares. Estos resultados apoyan el uso de cabotegravir más rilpivirina de acción prolongada administrada cada 2 meses como una opción terapéutica para las personas que viven con el VIH-1.

Aquí puedes consultar el estudio.