Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Por Diego Loyola: Hijos e hijas del mundaaaaa y sobre todooo del que ESCANDALAAAAA. Esta vez toca hablar de una situación real y que es muy fácil creer, ya que hay personas que piensan que ejercer en el trabajo sexual es muy fácil para las mujeres trans o para los hombres trans, pero el tema va más allá

Sucede en México y en Latinoamérica. Las mujeres trans sufren más exclusión laboral que los hombres trans y se ven obligadas muchas veces a ejercer el trabajo sexual, o realizar un trabajo muy precario, y con contratos temporales y parciales.

Muchas veces los mismos jefes o dueños se excusan con “Lo siento, es que nosotros no trabajamos con este colectivo. Los clientes y trabajadores se podrían sentir incómodos”. Esta respuesta, o similar se encuentran a menudo las mujeres trans. En otros casos, cuando presenta una persona trans su curriculum en alguna empresa, ni siquiera son consideradas para una entrevista laboral.

Existe transfobia estructural en la sociedad, la gente teme lo que desconoce y las mujeres, y en muchos casos también los hombres trans, son los grandes desconocidos, las olvidadas y las que nadie llama. Implica en las mujeres trans una doble discriminación a la hora de encontrar trabajo: por ser mujer y por ser trans.

El colectivo trans es uno de los que tienen más dificultades a la hora de acceder a un trabajo. Y es que la situación de las mujeres trans, normalmente se enfrenta a contratos de corta duración, de jornada parcial y de baja calificación. Esto contribuye a una mayor invisibilidad de las personas trans. Si la gente no ve trans trabajando diariamente, no llegarán a normalizarlo.

Obvio manas, un porcentaje de las mujeres, trans debido a la falta de oportunidades laborales, deciden ejercer el trabajo sexual.

¿No consideran que debería haber una igualdad de oportunidades que vaya más allá de la orientación sexual o identidad de género de una persona?