Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció esta semana la abusiva práctica de los exámenes anales y vaginales forzosos para probar relaciones sexuales entre personas del mismo sexo en Sri Lanka, nación conservadora ubicada en Asia.

Junto a la ONG esrilanquesa pro-derechos LGBT Equal Ground, HWR dio a conocer a través de un comunicado que “las autoridades de Sri Lanka han sometido a al menos siete personas a exámenes físicos forzados desde 2017, en un intento de obtener pruebas de conductas homosexuales”.

Las organizaciones resaltaron que dichos exámenes incluyen inspecciones anales y vaginales que pueden ser comparados con la tortura, ya que suponen “una forma de violencia sexual, además de un tratamiento cruel, inhumano y degradante”.

Thiyagaraja Waradas, activista y profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Colombo, declaró para la agencia de noticias EFE, que este tipo de abuso institucional se ha convertido en una “práctica común” en aquel país, hasta el punto de que “las autoridades ni siquiera piensan que esté mal”.

Las autoridades se escudan en dos viejas secciones del Código Penal heredadas de la época colonial británica, la 365 y 365A que prohíben “las relaciones sexuales contra natura” y “los actos indecentes entre personas”, para perseguir las relaciones homosexuales.

Por su parte, la abogada especializada en derechos humanos, Radika Gunaratne, dijo a EFE que su “sistema legal está basado en valores victorianos y las leyes seguidas por Gran Bretaña en aquella época, (y) no han sido reformadas desde entonces”.

Gunaratne explica que el carácter conservador de la sociedad esrilanquesa bloquea la discusión pública sobre este “tratamiento injusto e inhumano”.

“Si no estamos dispuestos a afrontar este problema humanamente, hemos fallado como sociedad”, lamentó la abogada.

A propósito de estas violaciones de los derechos humanos, HRW pide a Sri Lanka la interrupción de los exámenes anales y vaginales forzosos, una práctica que, además, carece de validez científica de acuerdo con organismos internacionales.

 

Si quieres conocer el artículo de HRW, da clic aquí.