Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

En tiempos de guerra, cualquier hoyo es trinchera. Y la soledad es muy cabrona. ¡Pero cuidado! Podría resultar ser una mina antipersona.

En Buenos Aires, la Policía halló a un hombre muerto en su cama junto a un espantapájaros.

Según revelan las autoridades a varios medios locales, se cree que el fallecimiento se debe a que el sujeto mantuvo relaciones sexuales con el muñeco, que tenía un tubo de 15 centímetros sobresaliendo de la bragueta del pantalón, además de tener los labios pintados, como si emulara a una mujer.

El sujeto tenía 58 años y era un hombre solitario que no recibía visitas ni se le veía con otras personas. Maldaita soledad. ¡Qué atascada! ¡Qué oso! ¿Qué pensaría Dorita de todo esto?