Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Por Ricardo Baruch

Me escribió un chico que me comentó que sólo había tenido una pareja sexual en el último año, usó condón siempre, pero como tuvo un malestar, él estaba seguro de que había adquirido VIH. Se realizó la prueba tres veces y en todas salió negativo pero estaba convencido que tenía el virus.

Casi la mitad de las preguntas sobre VIH que me realizan, tienen que ver con que hubo alguna práctica de riesgo, pero la otra mitad es por situaciones donde no hay riesgo (vaga la redundancia) y aun así las personas se quedan con miedo después de haber hecho el delicioso.

Desde que somos adolescentes nos meten el miedo de que el sexo es peligroso: si coges te vas a embarazar o vas a adquirir VIH o una ITS. ¿A cuántos sí les dijeron que incluso con condón estaban en riesgo porque los virus son más pequeños que los poros del látex?

Entonces, muchas personas que tienen vida sexual viven con el miedo constante de adquirir VIH aunque practiquen sexo protegido. Algunos viven con el miedo de Y si: “¿Y si ya se me rompió el condón? ¿Y si se le salió y no me di cuenta? ¿Y si la gotita que me cayó en el pecho me infecta?”

Es bueno ser precavidos pero tampoco se trata de dejar de disfrutar el sexo por el miedo constante de que algo malo va a pasar. Y si en algún momento adquieres una ITS o VIH a pesar de cuidarte, tampoco es el fin del mundo. La mayoría de ITS se cura y el VIH se controla.

Siempre y cuando usen condón para la penetración anal o vaginal, los riesgos que se corren con otras prácticas sexuales son pocos para la transmisión del VIH. Aaaunque sí puede existir riesgo de transmisión de otras infecciones (ITS) como VPH y herpes.