Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Hijas e hijos hoy les traigo una exclusiva, pero muuuuy deportista porque resulta que mi hija Miranda Salman hoy es un ejemplo de vida trans que es de admirarse, y justoo aquí se las dejo.

Resulta manas que para cumplir este sueño en el futbol, mi Miranda tuvo que enfrentarse al machismo, homofobia y también a la misma transfobia, pero cabe resaltar que a pesar de tanto sufrimiento y muchas trabas legales como la mayoría de hijas e hijos trans sufren, alcanzó sus sueños y metas.

Mi hija, antes de transicionar fue futbolista profesional, o sea de las regias en la primera división de equipos como Pumas y Coyotes Neza. Y aunque puedo asegurarles que eso sería lo mejor que le podría pasar a muchos jóvenes, para mi hija no fue así.

Para ella algo que fue muy difícil fue el machismo, y era porque ella tenía que bañarse con 18 hombres y ella sintiéndose por dentro mujer, el machismo que se vive en un equipo de primera división es sumamente alto manas.

Y es que mi hija la verdad nunca se rindió por cumplir su sueño de ser una mujer trans futbolista. Cuando comenzó su transición, mi hija incursiono en el futbol, pero de la comunidad LGBTIQ, incluso se convirtió en la mismísima directora técnica de la Selección Mexicana de la Diversidad.

Y desde ahí comenzó un gran camino de alegría ya que obtuvo el reconocimiento del llamado “Tri Gay” e intentó que la Federación Mexicana de Futbol otorgara su grandioso apoyo, pero la homofobia de los directores era tan grande que no dieron su aprobación por apoyar.

Mi hija tardo más de 20 años para poder ser la jugadora que hoy es, siendo mujer trans, ya que tuvo que incursionar a la liga femenil, no tenía los papeles de su cambio de identidad, pero los obtuvo y en perra enfrentó la transfobia de la liga. Y es que desgraciadamente cuando mi hija tomo la decisión de transicionar tuvo un mal rato,  ya que no la dejaron estar en las canchas, por ser mujer trans, entonces mis hijos de CONAPRED la ayudaron y lograron que ella pudiera seguir con su objetivo.

No tanto que le dieran el “no” porque eres trans, pero si con grandes trabas como falta de dinero, hay cupo lleno, etc. Actualmente vive en Quintana Roo y juega en el equipo de aquél lugars en la liga mayor femenil, donde ella en perrísima y ya hasta fue campeona.

Miranda es un gran ejemplo de futbolista, mujer trans y más que nada que por más dura que sea la caída levántate.