Pareja gay fue golpeada, humillada y desnudada por policías de Playa del Carmen
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Jonathan Zamora y Daniel Montel Verdiales fueron a Playa del Carmen, para una capacitación para su negocio que tenían el día martes, decidieron llegar antes para pasar unos días en la zona. Salieron a un bar llamado Tequila Barrel con unos amigos, pero hubo problemas en el lugar, los corrieron por estarse besando.

Pero Daniel olvido sus lentes y decidió regresar al lugar por ellos, ya no los dejaron pasar al establecimiento, el personal del lugar empezó a insultarlo y después lo golpearon.

Ellos pidieron ayuda a la policía de Playa del Carmen y su respuesta fue “otros putos haciendo desmadre”, al ver que no lo iban a ayudar Daniel decide retirarse, pero los policías comienzan a golpearlo.

Jonathan decide grabar la situación para tener pruebas de la agresión, llegaron más policías y empezaron a golpear a los dos, eran cinco policías contra ellos, que le pedían su celular con el que los había grabado.

Los subieron a los dos a la patrulla, los esposaron, los tuvieron dando vueltas antes de llevarlos al ministerio público, Jonathan relata que tenían mucho miedo debido a las desapariciones forzadas de las que ha escuchado suceden en Playa del Carmen.

Foto de las lesiones que sufrieron Daniel y Jonathan por parte de la policía

Al llegar la ministerio público denunciaron que los habían golpeado y la mujer que los atendió les dijo “Ustedes siempre de putos dicen que no hacen nada”.

“Me quedé impresionado, de como todos están coludidos, como todos nos insultaban”, relata Jonathan.

Después los metieron a un cubículo y les dijeron “A ver encuénrense, a ustedes los putos les gusta andar de exhibicionistas ¿no?”.

Ellos no querían desnudarse, reclamaban que no entendían el por qué, que además no había un médico, pero los forzaron a hacerlo, “ a ustedes les gusta estar de exhibicionistas”, cuando Jonathan se quitó la ropa, le dijeron “ya ves putito, no que no tenías tu celular, cabrón, ahora te va a ir peor”.

Los tuvieron esposados durante varias horas, ellos pidieron hacer una llamada, pero no los dejaron comunicarse con nadie, pero gracias a los videos que habían compartido, sus amigos se comunicaron con el hermano de Jonathan y él trajo un abogado, fue hasta ese momento que ellos pudieron hablar por teléfono.

Durante todo el tiempo que los tuvieron detenidos, no recibieron, agua, ni alimentos, les dijeron que “por andar echando desmadre los putitos, eso lo que les pasa”, y que por eso iban a estar 36 horas en el lugar.

Su abogado pago su fianza, al salir, a Jonathan le devolvieron su cartera sin dinero, no le regresaron ni su celular, ni su reloj. Salieron solo con el short, porque su playera y sus sandalias se las rompieron.

Llegando a su hotel decidieron exponer su caso en redes sociales y también fueron a denunciar, pero le dijeron que solo podían hacerlo por el robo, pero no los dejaron denunciar el acoso, las agresiones y toda la violencia a la que fueron sometidos por parte de las autoridades.

“En verdad es muy frustrante ver que hay muchos crímenes de odio, seguimos con miedo, porque seguimos aquí, es frustrante ver que las autoridades no hagan nada y que nos vean como animales”, concluyó Jonathan.