Inicio ¡Qué mieda! Pastor evangélico destruye casa de Barbie con una biblia atada a un...

Pastor evangélico destruye casa de Barbie con una biblia atada a un bat de béisbol #Videa

741

Un video donde se muestra a un pastor evangélico destruyendo una casa de Barbie se hizo viral en redes sociales, pues según él “es cosa del diablo”.

¡El horror! Cada vez más se ve un creciente discurso de odio en las iglesias, lo cual es algo que va generando otras creencias. Ahora en la Iglesia Bíblica Global Vision que se encuentra en Tennessee, Estados Unidos y que encabeza el pastor Greg Locke, ocurrió un hecho que ha generado diversas opiniones.

El pastor exhibió una Barbie Dream House en el escenario, luego con un bate de béisbol en el cual pego una biblia con cinta adhesiva comenzó a destruir la casa de Barbie frente a las personas presentes.

Los hechos que quedaron grabados en un video que ocurrieron el pasado 15 de junio durante un servicio nocturno en la iglesia.

Locke, comienza a lanzar críticas sobre la casa de Barbie, y con el bate y la biblia pegada destruye con mucha furia la casa mientras decía que “era cosa del diablo”.

“El demonio sale cuando lo expulsas. La fortaleza se derrumba cuando la derribas con la Biblia”, dijo el pastor.

“Tienes que empezar a demoler ese desastre. En nuestra tienda de Global Vision tenemos que empezar a vender Bibliabats, en el nombre de Jesús”, añadió.

El pastor aseguró que ese juguete de Barbie representaba “el control de las tentaciones, como la pornografía tiene sobre algunas personas” así como que el haber destruido la casa era una manera de “combatir las fuerzas malignas”.

Además, Locke también aseguró haber practicado un “exorcismo” una niña en el pasado y desde ese entonces ha tenido una cruzada contra todo lo que para él considera es representado por el mal, como la casita de Barbie.

Ay manas, y esto lo hemos visto cada vez más en este tipo de iglesias incluso ha habido discursos de odio contra la comunidad LGBT+ y es algo que debe de acabar, pues solo generan más y más odio, así como esto que ocurrió con un simple juguete de Barbie.

Con información de Milenio