Inicio ¡Sexcándala! ¿Por qué es tan importante hablar de placer sexual con orgullo?

¿Por qué es tan importante hablar de placer sexual con orgullo?

248
Foto de Marcelo Chagas en Pexels

El mundo es un lugar lleno de misterios y placeres ocultos que nos provee de muchos elementos para encontrar placer, como el placer de conocer nuevos lugares y aprender nuevas cosas o las delicias culinarias que ofrece la naturaleza.

Sin embargo, hay un tipo de placer que nos enseñaron a mal mirar: el placer sexual, pues este es el placer que más estigma tiene.

Por ejemplo, en nuestra sociedad restringimos cruelmente la sexualidad de las mujeres. Desde no permitirles que formen vínculos afectivos hasta ciertas edades, o forzarlas a generar estos vínculos con quien no desean, hasta cancelar el placer de sus genitales.

De hecho, la cancelación del placer puede atravesar a cualquier persona, dependiendo del contexto en el que se haya desarrollado, sus creencias y la información a la que haya tenido acceso. Sin embargo, hay organizaciones mundiales muy serias que saben la repercusión que ha tenido esta “privatización del placer sexual” y trabajan duro para visibilizar y promover el placer.

En el 2018, en México en el 24 Congreso Mundial de la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), y el XII Congreso Nacional de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (FEMESS) se redactó la “Declaración Mundial Sobre el Placer Sexual”.

Dicha declaración tiene como objetivo de realizar un llamado a promover el placer sexual como una herramienta para impulsar la salud y los derechos sexuales.

¿Por qué ahora es tan importante que hablemos de placer sexual con orgullo?

El placer sexual se descubre a través del crecimiento de cada une y con las herramientas sociales actuales, estamos limitando nuestro potencial de desarrollo no sólo erótico, sino de nuestros vínculos.

Piensen en las posibilidades, encontraríamos modelos diferentes al que nos inculcaron y que utilizamos para relacionarnos, habría parejas, amistades, relaciones filiales con mayor estabilidad, sinceridad y, sobre todo, con mayor libertad.

Las mujeres no serían denigradas por vivir sus relaciones sexuales con libertad. Las infecciones de transmisión sexual no tendrían estigmas y se tratarán sin prejuicios sociales como cualquier otra infección.

Además, podríamos verdaderamente hablar de nuestro cuerpo como es en su totalidad y no tener áreas restringidas.

Y tú, ¿Qué estás haciendo para vivir el placer con orgullo?

Te recomendamos ver: Placer con orgullo