Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Un despistado regidor en Texas, en Estados Unidos, no se percató que su micrófono seguía encendido cuando fue al baño, ¡oh sorpresa! las flatulencias y sonidos que deberían de ser privados, fueron escuchados en toda la sala principal.

El video se ha hecho viral y muestra a Rachael Jonrowe, alcaldesa interina de la reunión en Georgetown, intentando no reírse de los sonidos, sin embargo no pudo aguantarse y prefirió no seguir con su discurso.

¡Qué oso! ¡Qué asca!