Inicio ¡Quede! Anciano pasó 2 años en prisión por tener sexo en asilo

Anciano pasó 2 años en prisión por tener sexo en asilo

619
¡Mis Cielas! No podemas permitir que la edad sea una limitante para disfrutar de nuestra sexualidad.

Un anciano gay con la enfermedad de Parkinson pasó 22 meses en la cárcel después de que el personal de la residencia lo viera dándole sexo oral a un compañero de residencia.

En el Centro de Rehabilitación y Enfermería de Southampton Manor en Shippensburg, Pensilvania, Leroy Martin, un veterano de la Marina de 81 años, tuvo relaciones sexuales consensuadas con al menos dos hombres durante el verano y el otoño de 2019.

Pero los empleados del centro intentaron pintar a Martin como un “depredador sexual” llamando a la policía porque es gay, según una demanda civil.

“Esto fue consensuado con ambos hombres”, dijo su abogado, J Conor Corcoran.

“Si hubiera sido una historia de Adán y Eva en lugar de Adán y Steve, ni siquiera habrían llamado a la policía”, añadió.

Según el periódico “The Philadelphia Inquirer”, Martin, que usa una silla de ruedas, tenía una relación a largo plazo en el momento en que participó en los actos sexuales.

Según la demanda, presentada en el Tribunal Común del Condado de Cumberland el mes pasado, las enfermeras vieron a Martin practicar sexo oral con un residente de 43 años el 29 de octubre de 2019.

Alarmados, lo señalaron con el supervisor que lo denunció a la Policía Estatal de Pensilvania.

¿Quiénes tuvieron sexo consensuado con Martin?

El hombre más joven participó en sexo oral con Martin porque “no había estado con una mujer en 21 años”, le dijo a la policía según la denuncia.

Martin también tuvo relaciones sexuales con un segundo hombre, un anciano ahora fallecido. El hombre, que era heterosexual, nunca alertó a las autoridades porque le daba vergüenza recibir sexo oral de un hombre.

Los trabajadores de la instalación, sin embargo, lo obligaron a hablar con la policía sobre el incidente.

“Estaban empeñados en pintar falsamente al señor Martin como un depredador sexual, y además con un pincel rosa”, dijo Corcoran, que se especializa en leyes de derechos civiles, en un comunicado.

“El asilo de ancianos mintió a la policía estatal que los hombres con los que el Sr. Martin tuvo relaciones sexuales no podían dar su consentimiento”.

Un anciano LGBT+ en una prisión sin medicamente y en tiempos de COVID-19

La Policía Estatal de Pensilvania acusó a Martin de relaciones sexuales desviadas involuntarias y agresión indecente. Durante su tiempo tras las rejas, el personal penitenciario retuvo su medicación.

Martin, en cambio, encontró consuelo en sus compañeros de prisión mientras COVID-19 arrasaba la prisión.

“Hay algunos presos reales en la cárcel del condado de Cumberland que lo cuidaron”, dijo Corcoran.

El hogar de ancianos, operado por Restore Health, se negó a permitir que Martin regresara a las instalaciones, lo que significa que los funcionarios de la oficina del fiscal de distrito que habían estado considerando abandonar el caso no pudieron.

En la demanda, Corcoran alega un arresto falso, angustia emocional y negligencia por parte del personal de la residencia. Desde entonces, el anciano se trasladó a un centro de rehabilitación en el condado de Allegheny.

“La homosexualidad del Demandante fue tratada de manera escandalosa, atroz e ilegalmente como un crimen por parte de los Demandados en este documento”, afirmó la demanda.

Algunas personas ancianos LGBT+ que viven en hogares de ancianos o centros de vida asistida o que reciben atención domiciliaria han informado que viven casi en un estado de miedo, según una investigación publicada por los Institutos Nacionales de Salud.