Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Diego Loyola, hombre trans, nos cuenta que el día 25 de septiembre fue a solicitar su pasaporte y no había tenido ningún inconveniente hasta que relaciones exteriores le indicó que no se lo podían dar, debido a que necesitaba tener vinculado su CURP.

Diego intentó contactar con el Registro Nacional de Población (RENAPO) vía correo electrónico, pero ante la falta de respuesta se presentó en el Juzgado Central del Registro Civil ubicado en Arcos de Belén.

En dicho lugar fue atendido por Natasha, mujer trans encargada de apoyar a las personas trans, quien para solucionarle el caso le pidió pagar $1,000.00 pesos para gestionar el proceso con sus contactos. Hasta el día de hoy, no se ha solucionado nada.

Ante esta situación, Diego contactó al comité de la marcha; como respuesta Relaciones exteriores lo buscó para aclararle que no se traba de un acto de discriminación, sino de trámites necesarios.

Posteriormente, el RENAPO le dijo que no podían llevar a cabo la vinculación del CURP sin que presentara el juicio que llevó para el cambio de identidad.

Al no haber presentado el juicio, Diego se los hizo saber y ellos le comentaron que no era necesario.

Por su parte, activistas trans a los cuales contactó Loyola, le reiteraron que no era necesario presentar el juicio; además le hicieron saber que es un requerimiento que Relaciones Exteriores no le debería solicitar, pues se encuentra en el acuse correspondiendo desde Arcos de Belén.

Diego contactó también con el Consejo Nacional para Prevenir La Discriminación (CONPRED) quienes le dijeron que no tenían por qué estar demorándole el trámite.

El día de ayer, lunes 14 de diciembre, Diego fue citado en Relaciones Exteriores y acudió a su cita acompañado por un representante de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y dialogaron con la directora de normatividad. Sólo así le han podido resolver el trámite de su pasaporte.

“La vida siendo trans neta no es fácil y todavía el gobierno no te da tu derecho de irte del país ¡puff! que no jueguen”, dijo Diego después de contar el “peregrinaje” que tuvo que hacer para conseguir su pasaporte.

Finalmente, Diego Loyola muestra su agradecimiento a la activista Lola Dejavú, quien se encargó de acompañarlo y asesorarlo durante su procedimiento, el cual nunca debió ser tan tedioso y largo.