Imagen: redes sociales
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

La reciente circulación de la fotografía del doctor Alejandro Silva vacunándose contra la Covid-19, tanto en medios de comunicación, como en redes sociales, ha dado mucho de qué hablar.

Silva se aplicó la vacuna en el hospital en el que labora, hecho que captó rápidamente la atención de los internautas; por una parte, por su físico y, por otra, debido a la especialidad en la que se desempeña, la oftalmología.

En primera instancia, la fotografía se viralizó en redes sociales ya que, para ser inyectado, el médico se desabotonó la camisa mostrando parte de sus ejercitados pectorales. Al convertirse en un punto de atención, algunos cibernautas comenzaron a recopilar información sobre Silva dando a conocer que no está sirviendo en la primera línea de atención de Covid-19.

De aquí se desprenden dos hechos cuestionables, el procedimiento que se está llevando a cabo en nuestro país para la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 y el linchamiento en redes sociales.

Sobre el procedimiento para la vacunación, esta mañana, Alejandro Silva declaró para Me lo dijo Adela que no ha parado de trabajar durante la pandemia, y que hay pacientes que pueden ser asintomáticos, con quienes una exploración de oftalmología con un microscopio a 10 cm de la cara del paciente, puede ser riesgosa.

Además, explico que: “Desde hace algunas semanas nos dijeron que quien estaba dispuestos a ponerse la vacuna, se hizo una lista con los datos del personal que se iba a vacunar, incluidos personal administrativo, no médicos, porque el hospital está lleno de Covid-19”.

Por otra parte, en Escándala nos acercamos a Luis Adrián Quiroz, defensor de Derechos Humanos, quien al respecto nos expresó su indignación, pues este hecho ha evidenciado que no se están vacunando a las personas que realmente son prioritarias.

“¿Qué médico que lo van a vacunar se quita la camisa? Sí era un tema de nótenme, me van a vacunar, estoy mamado. Me queda claro que era la intención, pues si ya estaba programado, te vas preparado, te vas en bata o con algún atuendo que te permita subirte la manga.”

Quiroz, explica que después de haber escuchado -más de dos veces- la entrevista que le hizo Adela Micha, en la que Silva dice ser población de riesgo, técnicamente todos los ciudadanos de este país somos población de riesgo. Es un error que desafortunadamente muestra una realidad.

“Es muy interesante como los médicos se protegen a sí mismos, porque me daba risa, como salían a decir: es personal médico. No, es personal médico, pero no está en primera línea. Todos los que deberían estar ahí vacunándose son los que están recibiendo el paquete covid, son los que están en contacto con el paciente”, declaró Quiroz.

Luis Adrián está completamente de acuerdo en que el personal de salud en primera línea debe ser vacunado y, además, nos cuenta de un segundo grupo prioritario que no está siendo considerado en nuestro país.

“Curiosamente en la Gran Bretaña se priorizó a las personas que viven con VIH como parte del segundo grupo, quienes serán vacunadas en la segunda fase junto con las personas mayores de 70 años, por todo el contexto de vulnerabilidad que implica tener un estado inmunocomprometido y, adicionalmente, por las comorbilidades que están relacionadas con la pandemia (…)”.

El también vocal del Consejo Nacional para Prevención y Control del SIDA (CONASIDA) nos explica que, en México, desde que surgió el tema de la vacunación, en una de las sesiones llevada a cabo hace quince días, él puso sobre la mesa el tema de qué iba pasar con el modelo de vacunación y les dijeron que les iban a avisar próximamente.

Les sorprendió que en este modelo de vacunación no aparecieran las personas que viven con VIH. Además, el día de ayer salió un artículo publicado en la revista de salud pública, en el cual Sergio Bautista, uno de los expertos que maneja el proyecto PrEP, no defendió el punto de las personas que viven con VIH y que no son catalogadas en esta guía de vacunación como población prioritaria, cuando en Gran Bretaña sí.

“¿Qué diferencias tenemos entre Gran Bretaña y México? Muchas, hay un gran tema, primero en modelos de salud y en la atención que estamos recibiendo las personas que vivimos con VIH.”, expuso Luis Adrián.

El 75 por ciento de las personas que viven con el virus son parte de la comunidad LGBT+, de los cuales un porcentaje mayor al 45 por ciento tienen más de 50 años y se verán afectados si no son vacunados oportunamente.

Y esto es parte de la indignación, expone Luis Adrián y hace un llamado a centrarnos. Si ya logramos garantizar que se les diera tres meses de tratamiento a las personas viviendo con VIH y están verificando que el Estado cumpla y lo haga bien.

“¿Por qué no empezar a priorizar a estos grupos?”, cuestiona Luis Adrián, además abre un paréntesis, en el que indica que no nada más a las personas que viven con VIH, sino también a las personas que incluso tienen problemas respiratorios, quienes están en una situación muy compleja. Además, aclara que la forma en la que se están llevando estos procesos de vacunación es indignante.

Aquí puedes consultar la Guía de la aplicación de la Vacuna en México

“A mí me queda claro que, si un personal de salud que está contratado por honorarios y que escasamente ve pacientes con Covid y que tiene el mismo riesgo de todos, ¿Por qué sí lo vacunaron? Cuando no es el que está recibiendo a los pacientes. Ahora, el mencionaba con Adela Micha que estaba viendo a pacientes oftalmológicos que tienen Covid, primer punto: ¿Cómo lo vas a ver si el paciente está en cama? (…) Entonces, es todo momento cómo trata de defender lo indefendible”, expuso Luis.

Son estos hechos los que hacen sospechar que las cosas no se están llevando de la manera correcta entorno a la administración de vacunas y que hace que la sociedad se comience a cuestionar sobre las prioridades en el modelo de vacunación.

Cabe señalar, que los argumentos que hace Luis Adrián en relación a la importancia de que las personas que viven con VIH, pueden sustentarse con un reciente artículo de la revista POZ, en el que se aclara que:

“No hay razón para creer que las personas con VIH no deberían recibir la vacuna. No es una vacuna viva y es segura y eficaz en diversos grupos”, dijo a POZ Monica Gandhi, MD, MPH, directora médica de la clínica de VIH Ward 86 en el Hospital General Zuckerberg San Francisco.

Además, en dicho artículo, algunos expertos argumentan que se debe priorizar a las personas con VIH para recibir vacunas COVID-19 y ponen de ejemplo la decisión que se tomó en Gran Bretaña, situaciones que el sistema de salud en México ha ignorado.

Aquí puedes leer el artículo completo

Sobre el linchamiento en Redes Sociales

Actualmente vivimos en una era de comunicación digital en la que ya no podemos hablar únicamente de productores y consumidores de información, hoy en día, cualquier persona con acceso a internet puede convertirse en un prosumidor (productor y consumidor).

Además, la inmediatez y la gran cantidad de información (muchas veces desinformación) que está a nuestro alcance, nos puede llegar a hacer creer que podemos convertirnos en expertos con apenas una pizca de información y como hay una costumbre a tenerlo todo a un clic, se corre el riesgo de que investigar cause pereza.

Por otro lado, la facilidad que da el expresarse a través de un monitor, envalentona y convierte a muchos en jueces. ¡Ojo! Utilizar estas nuevas herramientas para denunciar causas, está increíble. Pero qué pasa cuando nos convertimos en jueces que señalan sin investigación y sin argumento, solo por montarnos al tren del mame.

¿A quién se debería linchar en este caso? ¿A Alejandro Silva, a nuestro sistema de salud, al actual gobierno? Curiosamente quien más ha sido acosado es Silva, pues claro es lo más fácil. Por qué quién tiene la culpa, si me lo preguntas a mí, es un poco de todos, no es sólo el gobierno, no es sólo quien aceptó la vacuna y no es sólo la sociedad en la que nos hemos convertido. Somos todos.

¿Por qué estamos utilizando estas herramientas para linchar a quien nos es más fácil? Por qué no mejor usarlas para exigir a cada responsable, para pedir cuentas, para exponer al sistema y no sólo a una persona.

Espero que estas situaciones nos ayuden a exponer cosas verdaderamente relevantes, como las que nos compartió Luis Adrián y a que no perdamos el enfoque y nos dejemos ir por lo más fácil.

 

Atentamente: La Redacción