Inicio ¡Wow! Papás gays de dos hijos autistas comparten un mensaje poderoso

Papás gays de dos hijos autistas comparten un mensaje poderoso

28

Cuando Michael y Paul Atwal-Brice conocieron a sus gemelos adoptivos Levi y Lucas por primera vez, la conexión fue instantánea.

Hijas mías, y sobretodo para aquellas que siempre han querido formar una familia y tener hijxs, esta nota les puede abrir un poco más el corazón para ello.

Michael y Paul, son una pareja gay que forman una familia con sus cuatro hijos. Ellos cuentan un poco de su historia y comparten un mensaje sumamente importante.

La pareja de Yorkshire estaba decidida a adoptar, así que cuando los trabajadores sociales les dijeron que Levi y Lucas estaban experimentando un retraso en el desarrollo, no pensaron demasiado en ello.

“Simplemente pensamos que debido a que eran prematuros, se retrasaron un poco y se pondrían al día a tiempo”, dice Michael a PinkNews.

En poco tiempo, quedó claro que los niños estaban experimentando algo más que un retraso en el desarrollo.

Levi no comenzó a caminar hasta que tuvo casi tres años. Ambos niños no hablaban y luchaban con el contacto visual.

Cuando Levi y Lucas tenían tres años, un equipo de expertos les diagnosticó autismo severo. Poco tiempo después, ambos fueron diagnosticados con epilepsia.

Hoy, Levi y Lucas tienen 16 años y están prosperando.

No siempre ha sido un viaje fácil para Michael y Paul, pero están orgullosos de haber podido crear una familia amorosa mientras superaban la adversidad y la discapacidad en el camino.

“A lo largo de los años hemos desarrollado un vínculo muy fuerte con los chicos. Tenemos ese contacto visual y obtenemos muchas sonrisas”, dice Michael.

Paul es un ex bailarín profesional y ha utilizado su formación para ayudar a Levi y Lucas a expresarse.

“A Levi le encanta bailar”, se ríe Paul. “Tiene 16 años ahora y todavía quiere que lo levante y lo haga girar”.

Tanto Levi como Lucas no hablan, pero tienen un vínculo tan fuerte con sus padres que tienen sus propias formas de comunicarse.

“De una manera que podemos entender, todavía pueden decirnos lo que quieren porque así es como nos hemos convertido con ellos”, dice.

Lamentablemente, lidiar con la epilepsia de los niños ha sido más desafiante de lo que pensaron.

Levi y Lucas comenzaron a tener ataques poco después de que les diagnosticaron autismo, y eso llevó a que ambos niños fueran diagnosticados con epilepsia grave y compleja.

Ambos están en la categoría de epilepsia potencialmente mortal, y Levi estuvo una vez en una unidad de cuidados intensivos pediátricos.

“Solo espero que nunca más pasemos por algo así. Ese fue el momento más oscuro de nuestra vida”, dice Paul.

Fue esa experiencia, y su viaje para que Levi y Lucas fueran diagnosticados con autismo, lo que inspiró a Michael y Paul a comenzar su propio podcast. Son los orgullosos anfitriones de Diffability, que se publica a través de la red Dadsnet.

“Ser tan abiertos ha sido nuestra terapia”, explica Paul.

“No hay nada peor que un padre que está luchando con el comportamiento o la salud de un niño y piensa que está solo. Cuanto más hablemos de esto, más podremos normalizarlo.

“Nos gusta señalar a las familias las organizaciones benéficas adecuadas y los apoyos adecuados porque cuando Levi y Lucas recibieron sus diagnósticos, nos sentimos realmente aislados”.

Ha sido un largo viaje para la familia. La crueldad de los extraños hizo que la soledad y el aislamiento que Michael y Paul sintieran en esos primeros años fueran aún peores.

“La gente a menudo solo juzga las apariencias, por lo que si estuviéramos con Levi y Lucas y se comportaran de una manera diferente, haciendo ruidos fuertes y repentinos. Eso realmente nos afectó y todavía afecta a tantos padres.

“Al hablar sobre discapacidades y necesidades de salud complejas, estás educando a las personas al respecto. Entonces, si salimos con los chicos, no mires, solo acércate y habla con nosotros.

“Solo son niños. Solo tienen una infancia y estamos haciendo todo lo posible para defenderlos”.

Michael y Paul han tenido que superar innumerables barreras para ser los mejores padres posibles, incluida la homofobia.

“La gente a menudo preguntaba: ‘Oh, ¿dónde está su madre hoy? ¿Tiene un día libre?’. Esos comentarios te afectan”, dice Paul.

A pesar de los desafíos, a Michael y Paul les ha gustado tanto ser padres que más tarde decidieron adoptar a dos niños más: los gemelos Lotan y Lance ahora tienen cuatro años.

Tanto Michael como Paul recomiendan rápidamente la adopción y el acogimiento familiar a otras personas LGBTQ+; su consejo es ser “completamente abiertos y honestos” con los trabajadores sociales desde el principio.

Si ha pasado por dificultades en la vida, eso puede convertirlo en un mejor padre, y los trabajadores sociales lo reconocerán.

‘No hay una familia perfecta por ahí”

“Cuando éramos niños enfrentamos tiempos difíciles con la violencia doméstica, la bebida y las peleas”, dice Michael.

“Crees que eso podría ir en tu contra, pero en realidad le muestra al equipo de adopción que has pasado por momentos difíciles y que has salido del otro lado más fuerte, por lo que te da la fuerza para ser padre”.

Paul señala que no existen los padres perfectos: todo lo que puedes hacer es ser la mejor versión de ti mismo para tus hijos, y eso es todo lo que realmente necesitan.

“No existe la familia perfecta, no existe la relación perfecta, no existe el individuo perfecto.

“Todos enfrentamos dificultades en diferentes etapas de nuestra vida; se trata de cómo las enfrentas y cómo las superas”.

Puedes escuchar el podcast Diffability aquí.

Nota traducida y originalmente publicada en Pinknews