Foto: Dazed
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Este miércoles el presidente ruso, Vladimir Putin, festejó su cumpleaños con el lanzamiento de un misil hipersónico. Por su parte, el colectivo activista Pussy Riot decoró varios edificios gubernamentales con banderas LGBT+.

Los símbolos del colectivo fueron colgados en el exterior de una oficina presidencial; además en las sedes del Servicio de Seguridad Federal en Lubyanka, en la Corte Suprema, en el Ministerio de Cultura y en la comisaría del distrito de Basmanny.

 

Pussy Riot sostiene que eligieron las banderas LGBT “como regalo a Putin como símbolo de la falta de amor y libertad” del mandatario ruso.

A través de un mensaje en su cuenta de Facebook, el colectivo punk recordó la promesa incumplida del líder del Kremlin de no perseguir a las minorías sexuales.

Además, apuntaron que el cambio constitucional, que le permite a Putin mantenerse en el poder por varios años más, estuvo repleto de propaganda con “horribles videos homofóbicos con el objetivo de convencer a nuestros ciudadanos rusos de que permanecer en la familia del mismo sexo es peor que vivir en un orfanato para un niño”.

En el comunicado expresaron una serie de exigencias, como investigar los asesinatos homofóbicos en Chechenia, el cese de acoso contra los activistas y la legalización de las parejas del mismo sexo. También, se sugirió que el 7 de octubre (fecha de cumpleaños del mandatario) sea el Día de la Visibilidad LGBT+.

Luego de que las imágenes se viralizarán, la policía detuvo a dos integrantes del grupo, sin informar los motivos.