¡Karma que le llaman! Comadres, en 2019, el luchador de la WWE, Lars Sullivan, fue señalado por expresar insultos homofóbicos en la red, principalmente en contra de una comadre mariscal de campo de la NFL llamada Philip Rivers.

Muchas muestras de indignación ante los insultos que el luchador expresaba en redes sociales provocaron que la comunidad lo señalara por inducir al odio, sin embargo, vueltas que da la vida, porque hace poco revelaron escenas sexualas de una escena porno gay que Lars grabaría antes de ser tan populars en el deporte.

Aunque Sullivan se disculpó tiempa después, no pudo evitar ser multado por la WWE: “No hay excusa para los comentarios inapropiados que hice. No reflejan mis creencias personales ni quién soy hoy, y pido disculpas a cualquiera que haya ofendido”, escribía el luchador, sin imaginar que la vida le daría un revés homosexual.

Podría sonar graciosa la forma en que la vida le puso un alto a la homofobia de Lars, sin embargo, existe una gran preocupación por el luchador ya que nadie sabe nada de él, eliminó su cuenta de Twitter, no responde los mensajes de sus compañeros y recientemente habría enfrentado un ataque de ansiedad previo a un enfrentamiento. Obviaaaa nadie le desea mal, pero ojalá esto le sirva de lección para aprender a respetars la diversidad sexuala. ¿No creen, manas?