Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

2 hombres de Dallas se declararon culpables de delitos de odio federal y otros cargos relacionados con un plan para atraer a hombres gays usando la appa Grindr y cometer actos violentos contra ellos, anunció el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

Daryl Henry, de 24 años, se declaró culpable de un cargo de delito de odio y un cargo de conspiración para cometer delitos de odio, secuestro y robo de autos. Pablo Ceniceros-Deleón, de 19 años, se declaró culpable de un cargo de delito de odio, un cargo de robo de vehículos y un cargo de uso de arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia.

Los delincuentes y otros sospechosos estuvieron involucrados en una serie de crímenes en diciembre de 2017 en los que utilizaron la app Grindr para ligarse a hombres gays y llevarlos a un apartamento vacante y otras áreas en y alrededor de Dallas y así cometer robo, robo de autos, secuestro y crímenes de odio, según documentos judiciales.

Los culpables y otros cómplices retuvieron a las víctimas contra su voluntad en el apartamento vacante, los culpables dijeron que él y otros viajaron a cajeros automáticos locales para retirar efectivo de las cuentas de las víctimas.

Mientras sostenían a las víctimas, los delincuentes las insultaron con insultos antigay, dijeron funcionarios del Departamento de Justicia. Pero algunos de los cautivos sufrieron más que insultos, informó The Dallas Morning News en enero de este año. “Una víctima fue manchada con heces y orinada”, y “otra fue agredida sexualmente con un objeto”, señaló Morning News, según los registros judiciales.

La ola de crímenes terminó solo cuando una de las víctimas logró escapar y llamar al 911, informó el Morning News. Ese hombre había sido secuestrado a punta de pistola de un estacionamiento de Home Depot y llevado a un departamento donde estaban detenidos varios otros. Pudo escapar del apartamento diciéndole a sus captores que no tenía dinero en su tarjeta de débito, pero que les enviaría un cheque si lo llevaban a su casa. Una vez en su casa, luchó contra los hombres, entró y llamó a la policía.

“Estos acusados ​​utilizaron a Grindr para identificar a su víctima en función de su orientación sexual, algo que el Distrito Norte de Texas simplemente no tolerará”, dijo Erin Nealy Cox, una abogada estadounidense para el Distrito Norte de Texas, en el comunicado de prensa. “Desafortunadamente, esta no es la primera vez que un usuario de una aplicación de citas es víctima de un crimen violento. Insto al público a que esté atento a los peligros que acechan en línea “.