Foto de Valeria Boltneva en Pexels
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Probablemente, el clítoris es el órgano peor tratado de la historia de la Medicina, desplazado en los tratados médicos y en la cultura popular durante años.

Pese a que ha habido avances desde su primera disección en 1559, todavía existen falsas creencias sobre el clítoris que han hecho mucho daño a la mujer como propietaria de su propio placer independiente de su función reproductiva, centrada en el coito.

Al ser un órgano que sirve exclusivamente al placer sexual, ha generado frustración durante siglos a los científicos, quienes trataban de buscar una función reproductiva, relacionada con el coito; pues creían que el placer se obtenía de la estimulación vaginal.

El placer femenino depende de muchos factores: existen muchas zonas erógenas y el placer sexual (ya sea a través de un orgasmo o no) puede obtenerse por muchas vías.

Por eso, aquí les dejamos algunos datos sobre el clítoris que deben conocer.

Su función es dar placer

Durante décadas se ha especulado sobre la función reproductiva del clítoris en general y el orgasmo femenino en particular, sin llegar a una conclusión. No la hay. Este órgano no tiene ninguna otra función más que proporcionar placer y no posee una función reproductiva.

Sin embargo, algunos biólogos han especulado en ocasiones que el orgasmo femenino tendría una utilidad: las contracciones de la vagina en este momento ayudarían al esperma a alcanzar las trompas de Falopio para fecundar a un óvulo.

Es el órgano menos divulgado

Si bien el órgano reproductivo femenino se ha representado con frecuencia, y de hecho es materia importante en los libros de texto escolares, no ocurre lo mismo con el clítoris.

Según una publicación de Hubin y Michel, una de cada cuatro chicas de 15 años desconoce la existencia de su clítoris.

Estuvo a punto de llamarse: órgano de Falopio

La primera vez que se diseccionó el clítoris fue en 1559 a cago del investigador italiano Mateo Realdo Colombo, como plasmó en su obra De Re Anatómica. De no ser por esta publicación, tal vez hubiéramos conocido a este órgano de otra forma, pues su colega, el también anatomista italiano Gabriel Falopio (quien dio nombre a las trompas de Falopio) trató de robarle el mérito.

Freud, el peor enemigo del clítoris

A comienzos del siglo XX, Sigmund Freud sostuvo que las mujeres que disfrutaban con el clítoris eran inmaduras, incluso, neuróticas.

La primera recreación en 3D del clítoris

Gracias a la investigadora Odile Fillod, fue posible la primera reconstrucción del clítoris en 3D en el año 2015.

Tiene erecciones

Al igual que le ocurre al pene, la excitación sexual provoca que todo el órgano se llene de sangre y se hinche. En este momento, el glande ‘sale de su capuchón’ y aumenta de tamaño.

Tiene glande

El glande del clítoris es esa parte visible, situada por encima de la abertura de la vagina y de la uretra, y cubierto de una especie de capuchón de piel, llamado prepucio.

Cada clítoris es diferente

Cada mujer tiene su propio glande, y es tan diferente como cualquier otra parte del cuerpo.

 

Y bueno, finalmente algo que seguramente ya sabían: posee miles de terminaciones nerviosas.

 

Fuente: Muy interesante