Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Le pedí a mi comadreja Alonso Hernández que me compartiera una biografía de Oswaldo Calderón la #SúperPerra quién falleció el 14 de febrero del 2020.

Alonso es el director de Archivos y Memorias Diversas, A.C. que se encarga de la promoción y difusión de la Memoria LGBT de México.

::::::

Oswaldo Calderon: La Matriarca Drag

(6 de julio de 1973-Tlalnepantla de Baz 14 de febrero del 2020)

La noche, la cultura, el activismo y la población LGBT + perdieron a uno de sus iconos y voces más queridas: Oswaldo Calderon “La Super Perra”, la creadora de “Las Hermanas Vampiro” la nave nodriza del Drag en México -aunque cabe la aclaración que el Drag se vivía ya en fiestas y en el mundo del Cabaret-.

Oswaldo fue el Niño consentido de Televisa, que perdió la oportunidad de seguir en ese paraíso, no solo por su homosexualidad, sino por su inteligencia que le impedía doblegarse a los usos y costumbres del emporio de San Ángel, así que se vio expulsado, no sería la primera ni la última, el se levantaría.

Comenzó una carrera en la noche gay de los 90’s como imitador de estrellas, pero no era suficiente, el era actor, artista, crítico y antisistema.

Oswaldo junto con Daniel Vives trataron de impulsar un nuevo show, que tardó tres intentos en captar un público que les interesara, a partir de ahí nacieron Las Hermanas Vampiro: Superperra y Supermana que se hermanaron con muchas otras dragas.

El sello distintivo de Oswaldo era el perreo agresivo, aleccionador, mordaz como la vida misma, se sentía un alebrije, aunque muchos le veíamos como a esas geishas -obras de arte viviente-.

Superperra junto a las Hermanas Vampiro conquistaron los variados escenarios en la República mexicana y descubrieron la precariedad en la que viven los trabajadores de la noche: Sin seguridad social y o laboral.

Oswaldo y yo nos reconocimos físicamente en una inauguración del FIDS a partir de ahí hicimos migas, era fuente de consulta como líder de opinión, pocas veces discutimos en redes, pues coincidíamos bastante.

Oswaldo era abiertamente VIH positivo. Varias veces había ingresado al hospital, su profesión le demandaba más de lo que le pagaba. Su labor crítica terminó el 14 de febrero del 2020, su cuerpo fue velado en la funeraria del IMSS de Tlalnepantla en donde también fue incinerado.

Estoy seguro que como Ave Fénix resurgirá de sus cenizas y soplará para despertar nuestra inteligencia y humor, aplausos para Oswaldo y Flores para la Súper Perra.