Bandera gay
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Hijas, todxs sabemos que el Gaydar o Antena gay es algo así como un super poders que poseemos algunas personas LGBT+ para identificar a otras que también lo son. Pero poco sabemos de su funcionamiento.

Pues manas, figúrense que Flora Davis, psicóloga y especialista en el lenguaje no verbal, explicó que la gente cree que es fácil identificar a un gay por la forma en la que se mueve y la postura que toma. Sin embargo, de esta manera no funciona el gaydar, no no no.

Davis asegura que no hay movimientos femeninos o masculinos que nos digan si alguien es gay o heterosexual, ya que estas conductas son adquiridas culturalmente y no nacemos con ellas. Ser masculino o femenino es una adquisición cultural que adoptamos durante la niñez. Hijas, creer que el radar gay se fía de las apariencias, como si el vestir de una u otra forma determinara nuestra orientación sexual, es prejuicio.

Entonces hijas, lo que Flora plantea es que un homosexual puede emitir señales que indican que desea ser reconocido como tal. Así es, esta antenita necesita de la intencionalidad del otro para funcionar, además destaca la importancia de las señales genéricas, como un intercambio básico y sensitivo entre las personas. Y que no solo sirven para dar respuestas, sino también como una forma de afirmar la propia identidad sexual.

¡Ay manas! ¿Se trata de una capacidad intuitiva o de un proceso de comunicación?

Buenooo… por otro lado tenemos al antropólogo y padre de la Cinesia, Ray Birdwhistell, quien plantea a la comunicación como una negociación entre personas, un acto creativo. El cual “…no se mide por el hecho de que el otro entiende exactamente lo que uno dice, sino porque él también contribuye con su parte; ambos participan en la acción. Luego, cuando se comunican realmente, estarán actuando e interactuando en un sistema hermosamente integrado”.

Si partimos desde este enfoque, entendemos que el gaydar actúa no solo por la capacidad que tengamos para reconocerts a un homosexual, sino también por las señales que esa persona nos manda para poder identificarle.

Anyway comadres, sabemos que estos son unos sustentos fuertes, pero qué pasaría con aquellas personas que son gais y les cuesta trabaja aceptarlo; dudo mucho que tengan la intensión de ser percibidos como homosexuales y -sin embargo- hay veces que podemos identificarlos. ¿Será que muy en el fondo sí desean ser percibidos?

Hace algunos años Joshua Tabak, psicólogo de la Universidad de Whasington, realizó un estudio sobre el radar gay y concluyó que esta habilidad se da de forma espontánea mediante la observación y el instinto. Algo curioso de esta investigación, fue que los aciertos para identificar la orientación entre hombres y mujeres diferían, fue más fácil reconocer a lesbianas que a chicos gais. Por tanto, los investigadores atribuyeron esto a que hay más estereotipos de cómo se supone que es un hombre homosexual que una mujer homosexual.

Entonces hijas, yo me pregunto ¿no se trata entonces de estadística? A final de cuentas, sería la probabilidad de que encuentres a una persona que sea gay y que encaje en el estereotipo que tú tienes pa´que le atines. ¡Pero que feo que se tratase de estereotipos! Sería una opción estadística válida. No la mejor, ni la más sana; pero sí que podría poner en marcha la antena.

Pero no manas, yo prefiero creer que no sólo tiene que ver con apariencia y estereotipas, más bien es un poco de todo: comunicación, intuición y estadística.

¿Ustedes qué opinan, hijas?