Imagen de Jasmin Sessler en Pixabay
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Durante los primeros seis meses del refugio destinado para las personas de la comunidad LGBT y quienes viven con VIH se han recibido a ocho personas que fueron expulsados de sus hogares o se quedaron sin empleo. Este es el primer espacio de este tipo en el bajío del país, dando atención a estados colindantes y del sur.

Según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), la discriminación hacia las personas que viven con VIH y miembros de la Comunidad LGBT sigue siendo una constante en México.

En el 2012, cuatro de cada diez personas no estarían dispuestos a permitir que en su casa vivieran personas homosexuales. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación en el 2017, un tercio de la población no estaría dispuesto a vivir con una persona que vive con VIH.

Es por ello por lo que la asociación civil Centro de Atención Vive Aguascalientes (CAVA) inauguró un refugio a donde podrán acudir personas de la comunidad LGBT que no tengan donde pasar la noche.

“La idea surgió ahora a inicios de la pandemia pues se nos dieron un par de situaciones donde algunos chicos, por vivir con VIH, por ser parte de la población LGBT fueron expulsados de sus casas y sus trabajos, decidimos ofrecer este servicio, un lugar seguro donde puedan pasar un tiempo hasta que la situación mejore”, comentó Efraín Muro González, presidente de CAVA para el medio LJA.

Dicho refugio es el primero en la zona del bajío, solamente había refugio en la Ciudad de México y Michoacán. Muro González comentó que han recibido solicitudes de Veracruz y Guerrero, logrando con este refugio también atender el sur del país.

Además, lamentó que siga siendo común que familias expulsen de sus hogares a personas de la comunidad LGBT o que viven con VIH. Informó que en los seis meses que ha operado la asociación han dado albergue a ocho personas.

Te puede interesar: Albergue para jóvenes LGBTIQ en Aguascalientes busca nuestro apoyo

Este espacio ha operado con recursos de los cuatro miembros que fundaron la asociación civil. Ahí también se ofrecen pruebas de detección de VIH, consultas médicas y psicológicas de donde ingresan algunos donativos para el mantenimiento del espacio.

“Productos de higiene personal, alimentos, todo lo hemos estado comprando con lo que hemos podido, nos faltan muchas cosas, pero ahorita lo que sí tenemos seguro es un lugar donde puedan comer y dormir”, explicó Efraín.

CAVA ha iniciado una campaña de recolección de víveres para personas que viven con VIH y que se quedaron sin empleo. Para el refugio también se reciben prendas, cobijas y toallas. También han buscado recursos a través de la página donadora.org buscando alcanzar la meta de 100 mil pesos para cubrir los gastos del refugio para este año y hacer mejoras en las instalaciones.