Inicio Uncategorized Discriminan a maestra por orientación sexual en colegio de la CDMX

Discriminan a maestra por orientación sexual en colegio de la CDMX

590

Manas, hoy llamamos a todas las instituciones a no anteponer las preferencias sexuales a el talento y la capacidad de las personas. Esto ocurrió en el Colegio Carlo Tancredi y es una pena que todavía, en estos tiempos, exista esta discriminación en México.

“Hoy me discriminaron.

Hoy importó más mi preferencia sexual que mis conocimientos.

Hoy me juzgaron por no tener ‘gustos convencionales’ en vez de juzgarme por mi experiencia.

Hoy me negaron un trabajo basándose en con quién comparto mi sexualidad

Hoy me presenté a una entrevista de trabajo en una escuela para ser maestra de inglés, en el anuncio no pedían ningún certificado así que pensé ‘nada puedo perder’.

Habían pasado 5 minutos de la entrevista y me preguntaron ‘¿eres soltera?’ a lo que contesté que sí. No le di mayor importancia a la pregunta pues muchas veces en los trabajos la hacen sin ir más allá. Pasaron unos minutos en los cuales yo hablé de mi experiencia con los niños y mis conocimientos en el idioma inglés y volvimos a la pregunta de mi estado civil.

– Preguntamos esto porque a veces tengo maestras que tienen novia y los niños al enterarse, se sacan de onda.

-No tendrían los alumnos que enterarse de la vida privada de ninguna maestra o maestro de la escuela, la vida privada de cada quien es afuera de aquí y no es de incumbencia de nadie

-Claro y yo no tengo ningún problema, pero los niños lo saben y se terminan enterando, esto los confunde y claro a la larga se les olvida o lo van aceptando y no les importa, pero al principio no comprenden por que su maestra tiene novia y no novio

– Claro, pero ¿cómo es posible que esto afecte a su aprendizaje? a menos de que yo como maestra quisiera imponerles algo, en vez de darles una educación neutral en cuestión de género. Yo no voy a imponerle a Paquito que tenga novio como no le voy a imponer el color azul por ser niño

-Sí claro y como te digo, yo no tengo problema cada quien puede hacer lo que quiera de su vida, pero somos una escuela tradicional y los niños no están acostumbrados, porque ellos ven luego a una maestra fumando y no entienden por qué lo hace si en su casa les dijeron que fumar era malo.

-Claro, comprendo, entonces creo que también habría problema con esto (me descubro los brazos y le muestro mis tatuajes)

-No claro que no hay problema, tu lo hiciste sabiendo que implicaba y como tenemos que traer uniforme, te cubre los tatuajes y no hay problema

Después de eso decidí que ya no tenía caso seguir con la entrevista, entendí que yo no tenía nada que hacer ahí y confundida y sin saber qué sentir ni qué pensar, me fui a mi coche.

Horas después lo entendí, me habían discriminado, no solo no me habían dado el trabajo sino que me insultaron, me discriminaron, me rechazaron, me ofendieron… Horas después, me pregunté que pasará con todos aquellos niños estudiantes de esa escuela cuando empiecen a descubrir sus preferencias sexuales, que va a pasar, cómo se van a sentir y sobre todo con quién hablarán de sus inquietudes, seguramente ahí no, quiero pensar que encontrarán un lugar seguro y la persona indicada para entender que nada malo pasa con ellos, que no son diferentes, ni están enfermos y mucho menos confundidos, que es así porque es así y no tiene nada de malo.

Hoy me discriminaron. Hoy de nuevo la vida me abrió los ojos y me recordó que afuera de mi muy pequeño mundo, hay miles y miles de personas que sufren de este tipo de discriminación y de muchas otras peores, hoy recordé que seguimos viviendo en 1900 y que nos falta mucho camino por recorrer, me da tristeza pensar en lo mal que estamos como país y en lo mucho que estamos afectando a los niños de México.

Tal vez debí de haber dicho algo, tal vez debí de haber hecho algo más que solo irme, pero en ese momento, no había comprendido la situación, incluso llegué a pensar que era su punto de vista y que yo no era nadie para contradecirlo hasta que alguien muy sabiamente me hizo ver que si lo hacían conmigo, lo harían con sus alumnos pudiendo causar en ellos un daño psicológico.

Había imaginado que tal vez mi perforación en la nariz, mis ocho tatuajes y mi pelo azul podrían llegar a ser motivo de rechazo laboral, pero jamás pensé que mi vida privada sería un impedimento.

Al compartir esto lo único que pretendo es que hagamos conciencia de que estas situaciones suceden diario en nuestra sociedad y en el mundo. Esta situación agobia diariamente a miles de personas a quienes se les ha dicho que ser como son está mal. Esta situación ha causado que miles de personas se quiten la vida, que no puedan ser felices y que siempre sientan que no pertenecen.

Siendo la niñez y la adolescencia una etapa tan frágil en la que nos formamos como seres humanos, me gustaría que todas las escuelas sean un espacio seguro para los estudiantes y no un motivo de angustia.

Por favor, si alguien que está leyendo esto concuerda con la persona que me entrevistó, sin importar quién sea bórreme de su vida y de sus redes sociales”.

Fuente: Nubes de Algodón