Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Tengo que ser muy honesto y admitir que el nombre de Walter Mercado había desaparecido de mi mente por casi una década. No fue hasta el 9 de noviembre del 2019 (el día que falleció) que regresó a mi junto a muchos recuerdos de mi infancia y adolescencia donde esta figura de voz dulce y vestimenta excéntrica estuvo presente. Todo mundo sabía quién era y los comediantes de la época debían de tener la habilidad de imitarlo para poder sobresalir con sus chistes.

Sin dudarlo fue un icono de la cultura pop, pero de repente despareció, nadie lo volvió a ver en la televisión dando horóscopos o anunciando su línea telefónica donde te predecía el futuro (Quien diga que jamás se vio tentado a llamar está mintiendo) y con el tiempo fue olvidado, ¿Qué sucedió con él? Justo el documental “Mucho, mucho amor: La leyenda de Walter Mercado”, que estrena el 8 de julio la plataforma Netflix tiene todas las respuestas.

El filme nos lleva a los primeros años de vida de Walter Mercado Salinas, en Ponce, Puerto Rico. Sus familia tenía una granja por lo que sus origines eran humildes. Un día se encontró en el piso un pájaro a medio morir, la escena le rompió el corazón por lo que lo agarró con sus manos, lo abrazó, le dedicó una oración y gritó: ¡Vuela! Lo cual hizo el ave para el asombro del pequeño y el de una vecina que corrió la voz del niño milagroso y de repente miles de personas fueron a su casa para pedir que los curara con su poder. Años después Walter ya vivía en San Juan, donde había estudiado canto, baile y actuación. Se encontraba promocionando una telenovela en la que daba vida a un maharajá hindú y al programa al que fue les había cancelado un invitado por lo que le piden a Walter que como está vestido empiece a hablar de lo que más sabe: signos zodiacales. Esa sección es un éxito y al día siguiente le piden que regrese, al paso del tiempo obtiene su propio programa y de ahí no para hasta literal conquistar el mundo.

Más allá de ser una historia sobre estar en el lugar y momento indicado, nos presentan un documental sobre una persona que desde niño se sintió fuera de lugar, distinto y que decidió sacarle provecho a esto para destacar. Aceptar quien es y entregárselo al mundo sin miedo a lo que los demás dirán. Recordemos que la cultura latinoamericana era (y sigue siendo) machista y repudiaba todo lo que contradecía las reglas heteronormativas por lo que “aceptar” la entrada a sus casas de alguien que se vestía con grandes capas llenas de swarovski, los dedos llenos de anillos, cargado de maquillaje y con peinado de señora de las lomas, era un logro de admirarse. Aunque nunca habló abiertamente de su homosexualidad (siempre decía que él amaba a los seres humanos, al aire y al planeta) fue una figura LGBT+ que llevó su manera de ser y vivir a toda América y Europa.

La narrativa del documental es bastante simple y no tiene un estilo propositivo, todo es más anecdótico, pero la fuerza de las imágenes, los comentarios de cada persona entrevistada (desde Eugenio Derbez hasta Lin-Manuel Miranda) y el desarrollo hacen que sea bastante disfrutable y atrapante para ver cómo llega al momento más alto y como por malas decisiones se enfrenta a la difícil situación de perder hasta su nombre. Esto hace que nunca te distraigas con el teléfono y te adentres a la vida de alguien tan interesante como glamuroso.

Después de ver el filme es un hecho que Walter Mercado estuvo muy adelantado para su época y a pesar de eso le sacó el mayor provecho posible. Entregó amor a cada ser que se lo permitía y su misión de hacer feliz a millones de personas la cumplió y con este documental todo parece que lo seguirá haciendo.