Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

La Congregación para la Educación Católica, la oficina del Vaticano responsable de supervisar las instituciones educativas católicas de todo el mundo ha lanzado un documento en donde ha criticado la teoría moderna de género, afirma que dicha teoría busca “aniquilar el concepto de ‘naturaleza. ”

La publicación se lanza en medio del mes del orgullo LGBT. la Congregación para la Educación Católica llama a la idea de las identidades de género “nada más que un concepto confuso de libertad en el ámbito de los sentimientos y deseos”.

Al etiquetar las diferencias biológicas entre hombres y mujeres como “constitutivas de la identidad humana”, la oficina también cuestiona las intenciones de quienes se identifican como intersexuales y transgénero.

“Los esfuerzos para ir más allá de la diferencia sexual constitutiva hombre-mujer, como las ideas de ‘intersex’ o ‘transgénero’, conducen a una masculinidad o feminidad que es ambigua”, afirma el documento.

“Esta oscilación entre lo masculino y lo femenino se convierte, a fin de cuentas, en solo una exhibición ‘provocativa’ contra los llamados ‘marcos tradicionales'”, señala el documento.

Hombre y mujer los creó“, es el título del documento publicado por el Vaticano el 10 de junio del 2019. La desorientación antropológica, que caracteriza ampliamente el clima cultural de nuestro tiempo ha ciertamente contribuido a desestructurar la familia, con la tendencia a cancelar las diferencias entre el hombre y la mujer, consideradas como simples efectos de un condicionamiento histórico-cultural, señala el documento del Vaticano.

La Congregación para la Educación Católica del vaticano cuestiona las intenciones de las personas transgénero, diciendo que desean hacer “solo una exhibición ‘provocativa’ contra los llamados ‘marcos tradicionales'”.

El documento es descrito como una ayuda para los maestros y padres católicos y está firmado por los líderes de la congregación educativa: El cardenal Giuseppe Versaldi de Italia y el arzobispo Angelo Zani.

La ayuda educativa no lleva la firma del Papa Francisco y el texto no hace referencia al pontífice que revisa el documento.

Grupos LGBT han criticado de manera inmediatamente el documento.

New Ways Ministry, lo llamó “una herramienta dañina que se usará para oprimir y dañar no solo a las personas transgénero, sino también a las personas lesbianas, homosexuales [y] bisexuales”.

Sacerdotes católicos abiertos a las personas LGBT también señalan los riesgos del documento: