Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Aunque ya sabemos que no hay nada que curarts y que lo joto no se nos va a quitarts.

En China obligan a muchas personas LGBT a someterse a esas cosas que se les llama: Terapias de conversión , que más allá de ayudar dañan a mis pobres chinitos.

Las “terapias de conversión”, son a menudo realizadas por personas sin escrúpulos y sin licencia.

“No es sólo una estafa comercial, sino una violación de los derechos de las personas”, señaló Wang Zhenyu, director del Centro Legal de Interés Público sobre Igualdad de Derechos para LGBTI.

Grupos LGBt denunciaron a la prensa diversos casos de abusos cometidos a personas que se vieron obligadas a tomar terapias de conversión.

Wang, demandó en 2016 a un hospital donde había estado recluido durante 19 días recibiendo terapia en la ciudad de Zhumadian, el hombre dijo que su familia lo había obligado a recibir la terapia de conversión. En otro caso una joven transexual la internaron en un hospital contra su voluntad en la ciudad sureña de Jingdezhen. Un activista llamado Peng Yanzi fue internado en un centro de terapia de conversión en 2014 y se vio obligado a someterse a la electroterapia. Luego llevó el caso a los tribunales y ganó una indemnización.

El grupo Beijing Gender, dijo que algunos centros utilizaban ilegalmente el “electroshock” como terapia para “curar la homosexualidad”

En China se eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades en la Clasificación China de Trastornos Mentales, en 2001.