Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

La ONG internacional Human Rights Watch, llamó al gobierno de Uganda a detener el hostigamiento policial de personas LGBT y a retirar los cargos contra docenas de detenidos en recientes redadas en contra de hombres gays.

Las autoridades ugandesas deberían retirar los cargos contra docenas de personas arrestadas en Kampala, la capital, sobre la base de su supuesta orientación sexual o identidad de género, señaló en comunicado la ONG internacional Human Rights Watch.

La policía sometió a 16 personas  a exámenes anales. Dichos exámenes violan su derecho a la integridad corporal y a no sufrir tortura ni malos tratos. señaló la ONG

“La policía de Uganda debería proteger a las personas, no violar sus derechos debido a su presunta sexualidad o identidad de género”, señaló Neela Ghoshal, investigadora principal de derechos LGBT de Human Rights Watch

El pasado 21 de octubre de 2019, la policía arrestó a 16 activistas sw Let’s Walk Uganda, una organización comunitaria que trabaja en el empoderamiento económico de los jóvenes LGBT. Eric Ndawula, coordinador del programa de la organización, que ha sido arrestado, dijo a Human Rights Watch que la policía interrogó a 16 personas y usó insultos homofóbicos.

Al día siguiente, la policía registró la casa, confiscó condones, lubricantes y medicamentos antirretrovirales y a los ocupantes el 23 de octubre, un médico de la policía de Nsambya Barracks les realizó exámenes anales forzados. La policía liberó a los activistas al día siguiente, pero  los cargos en su contra permanecen vigentes.

El 10 de noviembre, la policía allanó el Ram Bar, un bar que se usa por las personas LGBT en Kampala y detuvo a 125 personas. El medio de comunicación ugandés Kuchu Times informó que las víctimas fueron arrastradas y arrojadas a camiones de la policía. Las víctimas fueron informadas por primera vez de que estaban detenidas en virtud de la Ley Antitabaco de Uganda (2015), pero una persona arrestada en la razzia dijo a Human Rights Watch que la policía arrestó a todos en el bar indiscriminadamente, aunque solo algunos clientes usaban tabaco.

Joan Amek, activista y directora de la Fundación de Mujeres Rella, dijo que la policía hizo comentarios homofóbicos durante la redada y en la estación de policía.

58 personas permanecen en la prisión de Luzira acusados ​​de “molestia común” bajo el Código Penal de Uganda.

Ante los abusos sistemáticos que hay en Uganda en contra de las personas LGBT es que la HRW emitió su comunicado exhibiendo la homofobia de estado que sufren las personas LGBT en ese país.

Fuente: HRW