Marcha del Orgullo gay en Santiago
Foto: Rodrigo Garrido / HRW
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, explicó para el periódico Biobio Chile que se cumplieron tres años desde que el ejecutivo chileno envió un proyecto al Congreso para reconocer el matrimonio igualitario. Sin embargo, no hay mayores novedades y la a situación en temas LGBT+ en este país, parece ir retrocediendo.

Vivanco analizó una sentencia del Tribunal en junio de este año, en la que una pareja de lesbianas interpuso un recurso para que se reconociera su matrimonio contraído en España. El Tribunal Constitucional lo rechazó con un fallo de 5 votos contra 4.

Los fundamentos de la decisión tomada por el tribunal denigran los derechos de la comunidad LGBT y ratifican la necesidad de que el Congreso apruebe el matrimonio igualitario.

José Miguel Vivanco explicó que el voto mayoritario del magistrado Cristián Letelier sostiene que la legislación nacional no discrimina al negar derechos matrimoniales a las parejas del mismo sexo, dado que “una persona homosexual puede contraer matrimonio en Chile si lo hace con una persona de sexo opuesto”. Esta declaración deja entrever que, para Letelier los gais y lesbianas sólo merecen un trato igualitario si renuncian a ser quienes son.

Por otra parte, cuenta que el ministro Miguel Ángel Fernández sugirió en su voto que permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo sería la destrucción institucional del matrimonio.

Cuando “lo cierto es que el matrimonio ha experimentado cambios fundamentales a lo largo de los años, incluyendo el reconocimiento de la igualdad entre mujeres y hombres. Esta evolución ha fortalecido, no debilitado, al matrimonio.”, explicó el director de la División de las Américas de Human Rights Watch.

Vivanco considera que la decisión del Tribunal Constitucional contradice avances importantes en el reconocimiento de derechos a la población LGBT en Chile. Ya que, en los últimos años, el matrimonio entre personas del mismo sexo ha sido aprobado en Colombia, Ecuador y Costa Rica.

Además, expone que “es imperioso que los legisladores avancen decididamente con el proyecto legislativo para reconocer el matrimonio igualitario, cuyo principal propósito es ampliar el ejercicio de derechos básicos a minorías que hasta hoy son discriminadas.”