Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

¡Ahora sí manas, a darle recio a la inclusión en la Hollywood!

Y es que con el propósito de lograr la Academy Aperture 2025, la representación equitativa de género dentro y fuera de la pantalla grande será tema importante de ahora en adelante allá en mi Hollywood yubilé.

Todo comenzó luega de que en 2015 se diera el movimiento #OscarsSoWhite, ceremonia en la que no había ningún actor afroestadounidense nominado a la presea dorada y ya quieren generar mayor diversidad e inclusión.

Corrrrte a, manas, es que nace Academy Aperture 2025, con la que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas compartió hoy los nuevos estándares de representación e inclusión para poder postularse y ser elegible en la categoría de Mejor película.

Estos lineamientos y cambios tendrán efecto en 2022 y 2023, es decir, para las ceremonias 94 y 95, respectivamente, en la que cualquier peli que desee ser considerada, deberá enviar de manera confidencial la forma Academy Inclusion Standards.

Pero no es todo, hijas, mi amigoas de la Hollywood también mencionan que para 2024, o sea, para la ceremonia 96, ya se deberá cumplir en pantalla con al menos dos de los cuatro compromisos de inclusión.

A continuación les cuento los detalles que DeVon Franklin, líder de proyecto y productor, y Jim Gianopulos, jefazo y mero-mero en la Paramount Pictures, fueron las personalidades que desarrollaron los estándares que serán utilizados en las venideras entregas de los premios Oscar.

Es importante mencionar que los requerimientos fueron adaptados y trabajados para Estados Unidos, y que se basaron en el plan de diversidad del British Film Institute, que son utilizados para determinar la elegibilidad de financiamiento en Reino Unido y la elegibilidad en algunas categorías de los premios BAFTA.

El primero dice más o menso así: “al menos uno de los actores principales o actores secundarios importantes deberá pertenecer a un grupo racial o étnico. Además, por lo menos 30% de los histriones en roles secundarios y en el casting deben ser mujeres, personas de algún grupo étnico, LGBTQ+ y con capacidades diferentes. Se debe vigilar que las tramas principales, el tema o la narrativa de la película se centre grupos subrepresentados”.

El segundo compromiso menciona liderazgo y el equipo en el proyecto: “se debe cumplir con los criterios en los que al menos dos jefes de departamento tienen que ser también parte de una minoría. Se espera que al menos otros seis puestos del crew excluidos los asistentes de producción, pertenecen a un grupo racial o étnico. Se espera que la composición general del equipo sea de al menos el 30% perteneciente a esos mismos demográficos”.

En el tercer requisito se habla de que la empresa distribuidora o financiera de la peli pague: “será para personas tipo becarios que brinden su labor, además de que ofrezcan oportunidades de capacitación y/o trabajo para el desarrollo de sus habilidades”.

El cuarto y último request es literal de cómo debe ser la inclusión: “mujeres, grupos étnicos, personas LGBTQ+ y con capacidades diferentes que sean parte la compañía fílmica o el estudio cinematográfico como ejecutivos senior internos, gente de marketing, publicidad y/o distribución”.

Es así como la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas busca fomentar la representación equitativa dentro y fuera de la pantalla, con el fin de reflejar mejor la diversidad de la audiencia que va al cine.