Inicio Uncategorized Estatuilla dorada, pero sin glitter, ¡JaJaJa!

Estatuilla dorada, pero sin glitter, ¡JaJaJa!

625

¡Bienvenidos a este nuevo espacio de Escándala!

Primero que nada me presento: Mi nombre es Stivi De Tivi, periodista de espectáculos especializado en el cine y la televisión con más de 6 años de experiencia, pero gran consumidor de los medios audiovisuales desde hace 30 años y lo más importante: Soy orgullosamente homosexual.

Estamos viviendo una época en la que gracias a las plataformas y redes sociales tenemos oportunidad de consumir o conocer contenidos de distintas partes del mundo por lo que pedí este espacio para comentar y analizar las producciones con temática LGBTQ que existen y ver cuales ayudan a nuestra comunidad o señalar a las que solo se aprovechan y terminan lastimando.

Con esto dicho quiero empezar con uno de los temas más comentados de este semana: Las nominaciones del Oscar 2020, las cuales han llamado la atención por su falta de diversidad, desde la ausencia de mujeres en categorías importantes como dirección o de actores de color (solo Cynthia Erivo está nominada por “Harriet”, en donde da vida a Harriet Tubman, una mujer esclava) y latinos en categorías principales, pero lo más lamentable es la escasa presencia de la comunidad LGBTQ en este año, no hay una película con esta temática entre las principales. De los 20 actores nominados todos son heterosexuales y solo Antonio Banderas y Margot Robbie le dan vida a un gay y a una lesbiana respectivamente.

Otra ignorada fue “Rocketman” que obtuvo una nominación a Mejor Canción original por (Im Gonna) Love Me Again, de Elton John y Bernie Taupin, cuando pudo estar considerada en vestuario, maquillaje y sobre todo Taron Egerton interpretando a Elton John, papel que le dio un Golden Globe. Y por último, la nueva de Pedro Almodóvar, Dolor y Gloria, un filme sobre el renacer de un director gay que compite a Mejor Filme internacional. Son cuatro las nominaciones haciendo este el año más pobre para la comunidad.

Es triste si recordamos que años pasados la presencia LGBTQ estaba tomando más y más fuerza en dichos premios, no nos vayamos lejos tan solo el año pasado Rami Malek, Olivia Colman y Mahershala Ali ganaron el Oscar interpretando personajes gais y bisexuales mientras que la película ganadora fue “Green Book”, que nos presentaba la amistad de una italoamericano y un talentoso pianista afroamericano que vive en el closet en la década de los 60 y no olvidemos a Lady GaGa, una cantante abiertamente bisexual que ganó mejor canción ese mismo año.

Ojo, no estoy pidiendo que metan películas por meter o que premien solo para cumplir con la cuota, al contrario lo que llama la atención es que si había productos de mucha calidad que sin problema se podían poner al tú por tú con los otros filmes nominados, ¿Ejemplos? La hermosa y elegante película francesa “Retrato de una Mujer en Llamas”, dirigida por Celine Sciamma (una mujer que podía entrar a la categoría de Mejor Director) o la aclamada película sueca “And Then We Dance” y no hay que olvidar a la divertida e inteligente “Booksmart”. Por eso es importante levantar la voz y no permitir que se ningunee el talento, que se olvide la presencia porque al final estos premios son una importante plataforma mundial que manda un mensaje a positivo a millones de personas y sobre todo que da esperanza a luchar por lo que crees sin que nadie te diga nada por como eres.

El 9 de febrero será el día que se lleven a cabo los Oscar 2020 en donde seguramente veremos a puros hombres blancos heterosexuales aplaudiéndose entre ellos mismo demostrando que la Academia no evolucionado del todo y que la diversidad será la gran perdedora de este año.

Judy

Hablando justamente del Oscar, este fin de semana se estrena “Judy”, película que pone a Reneé Zellweger como la favorita para ganar Mejor Actriz, ya que da vida a la legendaria Judy Garland en sus últimos años de vida. Judy fue y sigue un icono gay por su abierta aceptación a la comunidad quienes la acompañaron hasta el final, de hecho hay una escena en la que una pareja gay le ofrece cariño a la cantante en un momento de soledad y ella descubre cómo sin quererlo había impactado mucho en la vida de ellos. El filme nos habla sobre lo que es crecer en una industria frívola donde lo único que importa es la apariencia y no el talento por lo que Garland comienza a hacer dietas desde los 12. La película nos presenta un par de momentos musicales que son rescatables, pero realmente nunca se levanta del todo y se convierte en la típica historia biográfica que solo por el talento de Reneé hace que no sea completamente plana. Es una lástima que una película sobre una estrella tan inolvidable se borre de nuestra mente justo al momento de salir del cine.

Recomendación:

Este viernes 17 de enero estrena la segunda temporada de la increíble serie “Sex Education”, de la cual hablaré la próxima semana.

Instagram y Twitter: @stividetivi