Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Un estudio sobre la esperanza de vida ha demostrado que las personas VIH positivas que comienzan la terapia antirretroviral de manera temprana a la infección y tienen buen acceso a la atención médica viven tanto tiempo como sus pares VIH negativos.

Pero los investigadores encontraron que las personas VIH positivas vivían con problemas de salud adicionales durante muchos de esos años; en promedio, tenían comorbilidades importantes 16 años antes que las personas VIH negativas.

“Estábamos entusiasmados con el hallazgo de que no había diferencia en la esperanza de vida de las personas que iniciaron su terapia antiretroviral con un recuento alto de CD4, pero nos sorprendió la gran brecha en la cantidad de años libres de comorbilidad que viven las personas con VIH”, señaló la Dra. Julia Marcus, de la Escuela de Medicina de Harvard, en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas #CROI2020

El estudio realizado en los EE. UU. analizó a las personas que tenían acceso a la atención médica

Los datos provienen de 39,000 personas que viven con VIH y 387,767 personas VIH negativas, entre los años 2000 y 2016.

La edad media de los participantes era de 41 años; la gran mayoría eran hombres (88%); 45% eran blancos, 25% negros, 24% latinos y 5% asiáticos. Como cada persona con VIH fue emparejada con diez miembros VIH negativos según la edad, el género, el origen étnico y el año de inscripción, los grupos VIH positivo y VIH negativo fueron idénticos en estos aspectos. Como miembros del mismo proveedor de seguro de salud, los dos grupos también tuvieron un acceso similar a la atención médica.

En términos de características específicas del VIH, solo el 18% de las personas que viven con el VIH ya habían comenzado el tratamiento contra el VIH cuando se unieron a la cohorte, lo que probablemente refleja el hecho de que la recopilación de datos comenzó en el año 2000. Otro 64% comenzó el tratamiento durante el seguimiento y solo el 29% tenía un recuento de células CD4 superior a 500 cuando lo hicieron.

Específicamente, para el final del estudio, se pronosticaba que una persona de 21 años con VIH viviría hasta los 77 años, mientras que una persona de 21 años sin VIH viviría hasta los 86 años.

Y si la persona con VIH comenzó el TAR con un recuento de CD4 superior a 500, se esperaría que viviera hasta los 87 años, un poco más que aquellos sin VIH.

Los investigadores revisaron la base de datos del proveedor de salud para obtener diagnósticos, resultados de pruebas y recetas que indicaran enfermedad hepática crónica (incluyendo hepatitis B o C), enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad cardiovascular, diabetes o cáncer.

Descubrieron que las personas con VIH viven sustancialmente menos años saludables que las personas sin VIH. En el período de 2014 a 2016, se pronosticaba que la persona de 21 años VIH positiva vivía sin ninguno de los problemas de salud mencionados a la edad de 36 años, mientras que sus pares VIH negativos lo harían a la edad de 52 años.

El inicio de la enfermedad hepática ocurrió 24 años antes en personas con VIH, enfermedad renal 17 años antes y enfermedad pulmonar 16 años antes. Un poco más alentador, la brecha se redujo para la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares (una brecha de ocho o nueve años para cada uno).

Tomar tratamiento contra el VIH con prontitud, antes de un daño significativo al sistema inmune, no parecía hacer mucha diferencia. Incluso si el joven de 21 años con VIH comenzó el tratamiento con un recuento de CD4 superior a 500, se pronosticó la aparición de comorbilidades para la edad de 34 a 16 años antes de una persona sin VIH. Se observó una mejora para el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, pero no para las otras comorbilidades.

Fuente: AidsMap