Inicio ¡Qué mieda! Malasia prohíbe el uso de relojes Swatch que tengan la bandera LGBT+

Malasia prohíbe el uso de relojes Swatch que tengan la bandera LGBT+

444

Cualquier persona que traiga puesto un artículo Swatch podría ser arrestada y hasta ser condenada a tres años de prisión.

¡Todo mal! Este jueves el gobierno de Malasia anunció la prohibición de todos los productos de Swatch que contengan los colores de la bandera LGBT+ u otros elementos referentes a la diversidad sexual, como son los relojes, envoltorios y cajas.

Según el gobierno de ese país, los productos de Swatch pueden ser “perjudiciales para la moralidad y el interés público”. Por lo que si cualquier persona lleva puesto alguno de los relojes de la marca suiza y contenga los colores arcoíris podría ser arrestada con penas de hasta tres años de cárcel y multas de hasta 20 mil ringgit, que son alrededor de 74 mil 296 pesos mexicanos.

«El gobierno malasio se ha comprometido a parar la difusión de elementos que pueden ser dañinos para la moralidad», señaló el Ministerio del Interior en un comunicado recogido por el medio The Star.

La norma se publicó en la Gaceta Federal, dentro de una ley de prensa que incluye la distribución y posesión de material, con el argumento de que los productos de Swatch son perjudiciales para la moral de Malasia.

En mayo pasado, el gobierno de Malasia confiscó lotes de relojes Swatch de la “colección pride” por contener los colores de la bandera arcoíris y las siglas LGBT+.

La empresa suiza demandó al gobierno por daños y pedía la devolución de los relojes, y señaló que los productos solo transmitían un mensaje de amor y paz.

Todo lo relacionado a la comunidad LGBT+ en Malasia es un gran problema, pues más del 60 por ciento de sus 34 millones de habitantes son musulmanes y el resto profesa religiones como el budismo, cristianismo y el hinduismo.

En Malasia la homosexualidad es un delito, y los grupos de derechos humanos han manifestado la creciente intolerancia contra la comunidad LGBTTTIQ+ del país. El gobierno mantiene una política de duras penas de cárcel y castigos a azotes y latigazos a personas acusadas de homosexualidad, también 20 años de cárcel por sodomía.

El mes pasado el gobierno de Malasia suspendió un festival de música en la capital, Kuala Lumpur, luego de que el líder de la banda británica de pop rock “The 1975” besara a un compañero en el escenario y criticara las leyes anti-homosexualidad del país.

Anwar Ibrahim, actual primer ministro, ha declarado que su gobierno no reconocerá los derechos de las personas LGBT+.

Con información de Milenio y El Periódico.com