Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Por Diego Loyola: Hijas e hijos lamentablemente existe la misma violencia de la comunidad trans hacia la misma comunidad trans. Nos quejamos de la transfobia que existe de la comunidad gay, lésbica, bisexual, heterosexual, y se nos olvida que existe de igual manera por parte de los miembros de la comunidad TTT.

Mi hija Kendra Mitchel Vázquez, quien preside en la organización Pro Trans Chihuahua, me contó toda la situación tan triste que está sucediendo en Chihuahua, y me contó que ya se realizó la denuncia formal ante la Fiscalía General del Estado en contra de Mireya Rodríguez Lemus, Viridiana Arroyo Escobar, entre otras personas más, que forman parte de otra organización denominada Unión y Fuerza de Mujeres Trans Chihuahuenses A.C, por agresiones físicas y robo de pertenencias contra una mujer trans que ejerce trabajo sexual, además manas cabe mencionar el hartazgo por la intimidación que han sufrido a cargo de estas mujeres durante años.

La denuncia con el número de caso 19-2020-0012902 ya fue presentada y de acuerdo a las demandadas fueron citadas para declarar por los delitos de lesiones, amenazas y robo simple.

Pero eso no es todo manas, se realizó un video en redes sociales en donde la dirigente de la organización hacía la denuncia de lo ocurrido y menciona:

“Hola, soy Kendra Vázquez presidenta de PROTRANS Chihuahua. Durante años, tanto al frente y fuera de esta organización he sido testigo de la violencia hacia la población trans que como siempre hemos recalcado ha sido históricamente la más perjudicada. En esta ocasión quiero hablar de una situación que lamentablemente se ha presentado por mucho tiempo: Desde hace varios años el trabajo sexual existe en varios puntos de la cuidad se ha vuelto sumamente peligroso entre las mismas trabajadoras sexuales. Hay sectores y puntos establecidos en el centro de esta ciudad como el de la calle 12 y Libertad donde ejercen en el trabajo sexual mujeres trans y cisgenero, sumando al peligro que se corre al ejercer este tipo de actividades, desde hace años se vienen suscitando una serie de actos discriminatorios y riñas por parte de las mujeres trans que son lideradas por Mireya Rodríguez Lemus, quienes por órdenes de esta persona manda intimidar y agredir físicamente a las mujeres que no forman parte de su organización negándoles el acceso al trabajo sexual en dicha calle. En el 2017 Mireya Rodríguez Lemus, agredió físicamente a nuestra compañera Q.E.P.D. Claudia Nieves Martínez, sin que su voz fuera escuchada. Mireya Rodríguez Lemus es presidenta de una organización llamada Unión y Fuerza que al parecer le hacen honor al nombre, utilizando la Unión y la Fuerza para cometer estas injusticias, e irónicamente promueven el defender los derechos humanos de las personas trans cayendo en contradicción con sus conductivas delictivas, discriminatorias y clasistas”.

Desgraciadamente manas el pasado 4 de julio en dicho punto este grupo de mujeres trans acompañadas por Mireya Rodríguez Lemus, Viridiana Arroyo Escobar entre otras, habían golpeado nuevamente a dos integrantes de la comunidad trans y una de ellas tiene discapacidad física que la imposibilita de defenderse. Desgraciadamente estas situaciones se han estado suscitando, es imposible quedarse calladas ante tales actos de violencia. Y es por eso manas que el silencio por parte de todas las organizaciones que sí defienden los derechos de la comunidad LGBTTTIQ es inadmisible, no pueden hacer caso omiso a este tipo de situaciones mucho menos viniendo de personas que se dicen ser activistas.

Mi hija Kendra hace un llamado a que denuncien cualquier abuso que atente la integridad física y moral de las mujeres trabajadoras sexuales en Chihuahua, no se puede permitir más conductas de liderazgo en ningún punto de México porque ya basta de abusos de poder ya basta de actos de odio.

¡Alzen la voz! La calle es libre y cada una decide por donde transitar. Esperemos manas que se haga justicia.