Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Investigadores de la Universidad de Pittshburgh, en Estados Unidos, encontró evidencia de que la grasa materna influye en el desarrollo del sistema nervioso de los bebés.

Will Lassek, investigador de la Universidad de Pitthsburg, concluye que los depósitos de grasa en el trasero y los muslos femeninos contienen “componentes esenciales” para el desarrollo del sistema nervioso de los bebés, los cuales se transmitirían mediante la lactancia.

“Se necesitan muchas grasas para crear un sistema nervioso y las grasas en estas zonas están enriquecidas con ADH, un componente importante del cerebro humano”.

Las células de grasa se mobilizan durante el embarazo para que el feto pueda absorber sus nutrientes. Esto también contribuye a que las mujeres pierdan peso durante la lactancia. Se estima que las mujeres poseen en promedio casi 100% más de grasa corporal que los varones.