Inicio ¡Quede! ¡Otro…! Luchador Bryce Mitchell: «No quiero que mi hijo termine siendo gay»

¡Otro…! Luchador Bryce Mitchell: «No quiero que mi hijo termine siendo gay»

2285

Les digo que parece que en estos días les dieron «del hablador» mis cielas. Cómo que a muchos deportistas les dieron cuerda para hociconear un montón de comentarios de odio que, además, nadie les pidió.

Ahora quién expresó «la opinión que nadie le pidió» fue Bryce Mitchell, luchador de la UFC quién dijo que educará a su hijo en su casa para que «no termine siendo gay».

Ya no se si reírme o llorar con semejante comentario tan absurdo hijxs. Esto no es novedad. Les cuento que, el luchador de 29 años, nacido en Arkansas, tiene algunas creencias muy singulares.

Mitchell ha exclamado que cree que la Tierra es plana, que el gobierno de Estados Unidos organiza tiroteos masivos y acusa a la Reserva Federal como una «institución corrupta». También es de esas personas que no creen en la vacunación pues, según él, causan autismo.

En el video que subió a su cuenta de Instagram, Mitchell aparece junto a Tucker, su hijo pequeño mientras exclama, entre otras cosas:

«Quiero animarles a que no vacunen a sus hijos porque creo que es malo para su salud. «Tendremos que educar en casa a todos nuestros hijos o terminarán volviéndose homosexuales y esa es la razón por la que voy a educar a Tucker en casa. No quiero que sea comunista, no quiero que adore a Satanás y no quiero que sea gay».

El hombre tiene la libertad de creer en lo que le venga en gana, pero no puede pretender influir o promover su criterio sobre algunos temas en otras personas. Ni siquiera su pequeño hijo debería de ser influenciado por el punto de vista del padre.

A estas alturas creer que la gente «se vuelve gay»…¡Que alguien le explique manas!

Por desgracia manas, en estos últimos días, en temporada preolímpica, se están desatando como plaga posturas LGBT+odiantes en el mundo del deporte. No es de sorprenderse. Es un mundo machista y heteronormado. Si a las mujeres les ha costado años abrirse espacio y ganar respeto hijxs, nuestro camino aún es largo.