Inicio Uncategorized Salen de la iglesia para regalar abrazos a los asistentes del Pride...

Salen de la iglesia para regalar abrazos a los asistentes del Pride de Austin

287

¡Se agarraron a abrazos! Resulta que mis comadres de Austin no han dejado de hablar del Pride, y es que más allá de ser una gran celebración, reunió a la comunidad religiosa y a la comunidad LGBT.

Jen Hatmarker, una escritora religiosa que se ha enfrentado a reacciones adversas por su apoyo a las personas LGBT y su oposición al presidente Donald Trump, organizó un evento de abrazos gratuitos “Giveaway”. Este “sorteo” vio a asistentes ir al Desfile del Orgullo y ofreció abrazos a cualquiera que los quisiera.

Luego creó una publicación de Instagram sobre el evento, compartió varias fotos de estos ahora famosos abrazadores y compartió un mensaje entrañable sobre el momento: “Nuestros brazos nunca estuvieron vacíos. Nos ‘abrazo feliz’ llegó a un montón de gente, pero decenas de veces, me gustaría ver a alguien en el desfile ver en nuestro camino, entrecerrar los ojos en nuestras camisetas y carteles,y en nuestros brazos. Estos fueron los queridos corazones que dijeron: ‘Extraño esto, Mi madre ya no me ama, mi papá no me ha hablado en tres años, por favor, solo un abrazo más’. Solo puedes imaginar lo que estos abrazos le hicieron a la gente. Entonces les dijimos una y otra vez que eran increíblemente amados, necesarios y preciosos. Y nos abrazamos hasta que nuestros brazos se cayeron. Esto es lo que estamos haciendo aquí, para qué estamos aquí”.

My beloved little church went downtown to the #AustinPrideParade and gave out Free Mom Hugs, Free Dad Hugs, Free Grana Hugs, and Free Pastor Hugs like it was our paying jobs. And when I say hugs, I mean THE KIND A MAMA GIVES HER BELOVED KID. . Our arms were never empty. We “happy hugged” a ton of folks, but dozens of times, I’d spot someone in the parade look our way, squint at our shirts and posters, and RACE into our arms. These were the dear hearts who said: . “I miss this.” “My mom doesn’t love me anymore.” “My Dad hasn’t spoken to me in three years.” “Please just one more hug.” . You can only imagine what “Pastor Hugs” did to folks. ? So we told them over and over that they were impossibly loved and needed and precious. And we hugged until our arms fell off. This is what we are doing here, what we are here for. . The last pic is what you look like at the end of Pride covered in glitter, sweat, and more than a few tears. . Thanks to Sara Cunningham and the @freemomhugs tribe for the wonderful inspiration.

Una publicación compartida de Jen Hatmaker (@jenhatmaker) el