Suicidio trans
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

¡Hijas e hijooooos del mundaaaa! La escandaliza realmente es verdaderamente alarmante. Saber que muchos y muchas personas trans puedan llegar a tener depresión por su historia; sus vivencias; la marginación y discriminación que pasan; no sólo en su casa, sino en todo su entorno.

La población trans, en sí, no constituye enfermedad. Es la violencia y la discriminación la que daña la salud mental de la comunidad trans, sean mujeres u hombres trans. De hecho, la Organización Mundial de la Salud eliminó la disforia de género como patología psiquiátrica, como se le había considerado durante años.

Son realmente situaciones de violencia y discriminación las que conllevan un impacto negativo en la salud mental de las personas trans.

Cabe mencionar que por un estudio que empecé a realizar con conocidos de varios países llegué a una conclusión real, 59 por ciento de jóvenes trans menores de 26 años había o ha pensado en suicidarse, y el 30 por ciento lo ha intentado este último año.

Esto quiere decir que la identificación como persona trans, realmente si es que no se dan las condiciones de seguridad: amor propio, autoestima y demás, se corre riesgo vital. Esto puede llegar a pensarse que todos, como sociedad, como familias, como parejas, debemos hacernos responsables de construir un espacio seguro para que las personas trans puedan realmente emerger y transitar. Porque el momento más vulnerable para nosotros como personas trans es cuando nos reconocemos a nosotros mismo y comienza el proceso de presentarnos socialmente como alguien trans, pero realmente -al mismo tiempo- si es que se logra un espacio seguro para ese momento y tener la posibilidad de que sea un resultado positivo.

Cuando una persona trans vive su transición segura, disminuye considerablemente los riesgos y disparidades en salud mental. Y así, las cifras en suicidio o ideación suicida bajan mucho, pero por desgracia sigue aumentando.

El primer paso que una persona trans pasa al “salir del closet” es entender por sí mismo lo que le sucede, lo que siente, sobre todo en la pre-pubertad o en la adolescencia, como cuando sale la confusión de sincerarte, de definir esa sensación de no sentirse cómodo en el cuerpo.

En Latinoamérica, el suicidio es más frecuentemente en hombres trans que em mujeres trans, pero estas últimas son víctimas de transfemicidios.

Cuando la persona trans reconoce sentirse mal por cuestiones que únicamente la persona sabe cuáles son, como lo es su dolor, su historia y demás; nadie es quien para DENIGRAR a la persona y hacerle creer que es inmaduro o ridículo por sentirlo. Es mejor alejarse de este tipo de personas, no por victimizarse, sino por no denigrarse más y dejarse discriminar por sus sentimientos; sus frustraciones; la violencia que vive en el hogar y hasta en las relaciones sentimentales como las amistosas.