Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Por Diego Loyola: Hijas e hijos del mundaaaaaa, lamentablemente nuevamente México se encuentra de luto. Una vez más la comunidad trans pone un moño negro. Es una tristeza que ser una persona trans puede llegar a ser garantía de ser asesinado o violentado.

El cuerpo de Denisse Torres, quien era estilista y ofrecía shows de imitaciones en bares, fue hallado sin vida en su casa en la calle Heriberto Jara en la colonia Obrera, en Veracruz El cadáver se encontraba tirado en la sala y presentaba múltiples heridas de arma blanca, además de otras señales de violencia, Los vecinos de mi hija reportaron que llevaban varios días sin verla. Desgraciadamente el asesinato de mi hija Denise es el decimocuarto cometido contra las personas LGBTTIQ en Veracruz en este 2020.

Es por eso mismo que actualmente a Veracruz se le identifica como “infierno” para gays, lesbianas, bisexuales y trans. Desde 2013, Veracruz es uno de los estados donde se cometen más crímenes de odio en contra la comunidad.

Por desgracia, el asesinato de Denisse no es un caso aislado. De acuerdo con muchas de mis hijas, y reportes de medios de Veracruz, Denisse trabajó como animadora en varios antros del ambiente. Sin embargo, se desvinculó del ambiente tras el asesinato de otras dos mujeres trans. Una de ellas era conocida como “Becky” y era parte perrisima del bar La Esquina del Chakal.

Desde 2013 al 2018 la organización “Letra S” reportó 43 crímenes de odio por orientación e identidad de género en el estado manas. Y por el año de 2019 se registraron 28 casos, en lo que va de este año 2020 ya hay al menos otros 14 casos.

De modo que es verdad manas, el asesinato de Denisse Torres confirma que en Veracruz ser trans es sinónimo de odio e impunidad.

¡Nos están matando manas, las personas trans merecemos vivir!