Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

A ver, manas, no hay nada como el ser honestos cuando queremos sexo y si solo nos interesa realizar el delicioso pues solo basta con decirlo y dejarnos de tanta vuelta como satélite.

Está claro que el tiempo se nos va en rodeos, merodeando a nuestra pareja para llegar al punto en el que decimos: sí, quiero sexo. Mejor, ahorremos tiempo y vayamos directo y sin escalas a ese momento.

Seguramenta me dirán que no todos funcionamos de la misma manera pero sí debemos ser prácticos y como les decía al inicio: ser honestos desde el primer momento porque cuando se trata del sex time hay que ir al punto porque es algo espontáneo, ¡así en caliente, manas! Porque si sí se logra, ambas partes ganan y si no, pues no se arma la encamada.

La cosa es que si solo vamos al delicioso nuestro único compromiso es decirlo a la primera, y ya que se logra, pasarlo lo más maravillosamente posible, ya sea de mañana, tarde, noche ¡o hasta en la madrugada, manas! Acuerrrdense que el cuerpo no está hecho de metal y ni tampoco de madera.

La momenta del sexo no avisa, dan ganas ¡y orale! Lo bueno de aquí, considero, es que las explicaciones ya no se cuentan porque ni se piden y ni se dan. En caso de que no se pueda, no se quiera, exista algún pretexto, la piensen mucho, lleguen a ser cotizados o hasta dramas se generen… pues sale bye. Es simple un sí o un no.

Si ya tienen a su fuckbody, ¡qué mejor! Y si tienen a sus amigochos con derechos, está sensacional, pero si tienen una relación poliamorosa pues a darle vuelo a la carlanga, aunque si están solos y echan mano de alguna aplicación de ligue, pues denle recio peeero ojo: en cualquier modalidad siempre realícenlo con responsabilidad, respeto y cuidados máximos de protección. Recuerden que aún estamos en pandemia y la crisis sanitaria está a la orden del día y deben analizar este riesgo aunque estén bien hot. ¡Alerta, hijas!

El sexo por el sexo no debe ser algo frívolo, es un buen momento, de los mejores, porque se involucran besos, caricias, abrazos, seguramente alguna charla previa, tal vez un masaje que inicie con los tocamientos y levantamientos para luego darle recio al momento sexual como tal.