Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

¡Que el ritmo no pare, no pare, no! Dijera una canción de mi Pati Manterola.

Y es que con este borlote de la pandemia y la pausa de contacto físico a la que hemos estado casi todo este año 2020, seguramente la masturbación es algo ya de una rutina diaria y más cuando a una le hierve la sangre a toda, a poco no, manas.

A veces, hijas, considero que el acto como tal de masturbarnos lo realizamos de la misma manera peeeero he ido descubrienda que debe haber diversión para que no caigamos en la monotonía y encendernos mejor.

Por ejemplo, manas, si nos masturbamos con porno, también le debemos echar un cambiazo al material, un buen refresh, pues. Es sabido que todas tenemos nuestras favs en redes sociales (twitter es la que más porno tiene ya, considero), only fans, just fans y sitios web, por mencionar algunos medios, peeero debemos explorar otras categorías del porno para también conocer nuevos placeres, ¡el mundo es muy ampliooo, lo sabemaaaas!

Otra cosa, manas, es que no debemos tener miedo las nuevas técnicas, clara, eso sí con mucho cuidado sin lastimarnos el pene, los testículos o el ano al momento de tocar todo, que el frote y atención sean y se realicen responsablemente.

Algo bien importanta, hijas, son los juguetes sexuales al momento de masturbarnos. Es muy buena idea sumar elementos que nos brinden mayor placer para lograr maximizarlo, ya sea con un dildo o con un muñeco inflable (por decirles algunos ejemplos).

Hay muchos juguetes muy accesibles de precio en las distintas tiendas. Intenten también con elementos que pueden encontrar en casa, como alguna fruta, verdura o alguna mermelada del sabor que más les guste, alguna crema batida o hasta una de chocolate, por mencionarles otros ejemplas. Recordemos que menos siempre es más, mis cielas.

También es bueno, manas, pausar la masturbación, es decir, si se realiza esta actividad constantemente, es favorable suspender esta acción por un tiempo, tipo una semana o dos, para que a la siguiente vez sea pum, algo sensacional.

Una conseja más que también podrían realizar, mis cielas, es detener la masturbación de inmediato, es decir, cuando estén a punto de eyacular, pausar para que baje el ritmo y luego continuar de menos a más para que el resultado sea más excitante.