¡Y sin lubricante manas!

En Tanzania se está obligando a los hombres a realizarse exámenes anales para comprobar si hay tuvieron sexo gay.

La organización internacional Human Rights Watch, ha llamado al país de África Oriental a que ponga fin a los arrestos arbitrarios de personas LGBT + y prohíba los exámenes anales forzados en un informe publicado de manera reciente por la ONG.

El informe de 112 páginas, detalla el alcance de la persecución que las personas queer en Tanzania enfrentan.

El informe dice que los exámenes anales forzados son una “parodia médica” y dice que en algunos casos “alcanzan el nivel de tortura”.

El informe dice que hay evidencia que en Tanzania se han prohibido los lubricantes porque “promueven la homosexualidad”.

Tanzania ha cerrado los centros de pruebas de VIH y ha impedido que las organizaciones comunitarias realicen actividades de divulgación hacia las poblaciones que corren el mayor riesgo de contraer el virus.

El informe detalla un caso en el que 9 hombres fueron trasladados a un hospital en Zanzíbar y sometidos a los horribles exámenes anales. El informe señala que los hombres fueron detenidos durante 5 días antes de que se les permitiera irse a casa.

Las personas transgénero entrevistadas para el mismo informe dijeron que habían sido acusadas de tratar de “reclutar” a otros y hablaron de ser blanco de la policía.

El informe realizó 35 entrevistas a personas LGBT, entre mayo de 2018 y junio de 2019.

“Las autoridades de Tanzania han organizado un ataque sistemático contra los derechos de las personas LGBT, incluido su derecho a la salud”, señaló Neela Ghoshal, investigadora principal de derechos LGBT de Human Rights Watch.

Fuente: HRW