En el 2020 todavía hay discriminación laboral hacia las personas que viven con VIH

Les cuento manas: Resulta que la administración del presidente Trump ha intentado despedir a dos pilotos militares, solo por vivir con VIH.

Sin embargo los tribunales bloquearon por segunda vez el intento por el que dos aviadores que viven con VIH sean dados de baja del servicio.

Los dos hombres, mencionados con los seudónimos Roe y Voe, recibieron órdenes de baja en 2017 sobre la base de que no podían ser enviados a Oriente Medio debido a su estado seropositivo.

Ambos hombres están en tratamiento antirretroviral, no tienen síntomas y sus médicos los han declarado físicamente aptos para el despliegue.

Sus bajas del trabajo fueron bloqueadas por una orden judicial preliminar en febrero del 2019, que el Departamento de Defensa y la Fuerza Aérea de Estados Unidos apelaron la decisión.

El viernes 10 de enero del 2020, un tribunal federal confirmó la orden judicial, juzgando que la prohibición de poder volar se basaba en una “comprensión obsoleta” del VIH / SIDA.

“[Puede] haberse justificado en un momento en que el tratamiento del VIH fue menos efectivo para controlar el virus y reducir los riesgos de transmisión. Pero cualquier comprensión del VIH que pueda justificar esta prohibición está pasada de moda y está en desacuerdo con la ciencia actual “, dijo el juez James A. Wynn Jr.

“Tales interpretaciones obsoletas no pueden justificar una prohibición, incluso bajo un estándar de revisión deferente e incluso de acuerdo con la debida deferencia a los juicios profesionales de los militares”.

Los militares, al igual que otras personas VIH positivas con cargas virales indetectables, no tienen síntomas de VIH. Toman un medicamento diario, lo que significa que no pueden transmitir el virus a través de las actividades diarias normales, y su riesgo de transmitir el virus a través de la exposición en el campo de batalla es extremadamente bajo, si es posible.

“Pero el Gobierno no tuvo en cuenta estas realidades al despedir a estos miembros del servicio, sino que se basó en suposiciones y determinaciones categóricas”, indicó el fallo del juez.

“Como resultado, la Fuerza Aérea negó a estos miembros del servicio una determinación individualizada de su aptitud para el servicio militar”.

Roe y Voe estuvieron representados por Lambda Legal, una organización de derechos civiles que lucha en nombre de las personas LGBT +. Scott Schoettes, director del Proyecto VIH de Lambda Legal, dijo que el gobierno no pudo dar una justificación razonable para el “trato discriminatorio” de los militares.

“El fallo despeja el camino para que demostremos definitivamente en el juicio que una persona que vive con el VIH puede realizar el trabajo de soldado o aviador de la misma manera y con mayor seguridad que cualquier otra persona”.