Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Los lavados anales o enemas son una práctica muy común en muchos hombres que practican el sexo anal y lo hacen pues se sienten más cómodos y seguros de no… cagarla al momento de tener sexo.

Sin embargo resultados de una investigación señalan que los lavados anales o enemas se asocian a un mayor riesgo de adquirir VIH y otras ITS en hombres gays, bisexuales y HSH. 

Los resultados de conclusión de un estudio metaanálisis publicado recientemente en la revista Sexually Transmitted Infections, señalan que los lavados anales generan mayor riesgo de adquirir VIH y otras ITS en hombres gays, bisexuales y HSH.

Y es que al momento de lavarse el ano se puede provocar daño en la mucosa anorrectal, además de que el agua genera la eliminación de bacterias naturales protectoras de la mucosa anal.

Lavarse el recto antes o después del sexo anal, es una práctica muy común entre los hombres que tienen sexo anal

Un equipo de investigadores de la Universidad de Guangzhou (China), realizaron una revisión sistemática de estudios que examinaban la relación entre duchas anales y la infección por VIH y otras ITS entre hombres gais, bisexuales y otros HSH.

Los resultados del metaanálisis encontró que aquellos hombres que realizaron lavado/ducha o enemas anales tenían casi 3 veces más de probabilidades de adquirir el VIH.

La investigación también reveló l asociación de lavados/duchas/enemas anales y la adquisición de otras ITS (hepatitis B, hepatitis C, clamidia y gonorrea).

Existen diferentes razones biológicas que explicarían esa asociación como el daño que las duchas anales pueden provocar en la mucosa anorrectal, la eliminación de bacterias naturales protectoras y el uso compartido de utensilios para realizar los lavados/enemas.

Así que hiiiiiiijas, no les decimos que NO se lo laven, solo les decimos los resultados del estudio y las invitamos a explorar otras formas, si es que no quieren cagarla.