Inicio Uncategorized Patricio Manuel, primer boxeador trans en Everlast

Patricio Manuel, primer boxeador trans en Everlast

387

Hijaaaaaas e hijooooos del mundaaaaaaa, les traigo una noticia de muchaaa felicidad, manas, y sobre todo de orgullo para el mundoooo. Se trata de mi hijo Patricio, quien es el primer hombre trans boxeador y que ha logrado dar visibilidad a hombres trans.

Resulta y resalta que mi hijo Patricio Manuel, quien tiene 34 años, es el primer boxeador profesional transgénero. En 2018, él peleó en California EE.UU. contra el mexicano Hugo Aguilar y le ganó en puntos en una decisión unánime, manas.

En la actualidad es nuevamente noticia por haber sido nombrado embajador de la icónica marca del equipo deportivo Everlast.

Con un hermoso video de la campaña #BeFirst que dura 3:40 minutos, mi hijo Manuel platicó frente a la cámara su hermosa transición, sus miedos, metas y su amor por el boxeo, manas.

Él mismo lo dice: “Cuando era pequeño siempre me considere niño. Pero me di cuenta rápidamente que a alguien como yo le dirían que era una chica. Así que aprendí a estar callado y a callar esa parte de mí.”

Además, manas, comentó que tuvo que lidiar con sus miedos internos por mucho tiempo:

“El problema es que cualquier cosa que uno oculte durante mucho tiempo va a terminar mal. Yo me desconecte de mí mismo. La identidad es quienes somos, pero también como el mundo nos percibe.”

Al igual, mi adorado habló de su pasión por el boxeo:

“El boxeo me trajo de vuelta a mi cuerpo, me hizo volver a estar orgulloso de lo que podía hacer y me enseñó a pensar de otra manera.”

Y es que mi hijo, boxeador que compite en la rama Peso Pluma, emitió un poderoso mensaje para mi hermosa comunidad Trans alrededor del mundaaaa:

“Quiero que todos seamos nosotros mismos, que nadie tenga miedo ni tenga que enfrentar obstáculos para llegar a ser uno mismo.”

Y es una realidad que, como personas trans llegamos a pasar, vivir las complicaciones, temores y obstáculos para llegar al punto de realización como ser humano.

¡Bravaaaaaaaaaaa, Patricio!