Imagen: Portada de “La gente me señala”
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

El día de ayer Fondo Lunaria, publicó la investigación “La gente me señala” a través de su página de Facebook. En ella, varias organizaciones se unieron para narrar las violencias que sufren las mujeres lesbianas, bisexuales y trans en algunas zonas de Colombia.

El lanzamiento, se realiza en el marco del Día Internacional de la Memoria Trans y el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre). Y tiene como objetivo analizar las violencias y discriminaciones hacia mujeres lesbianas, bisexuales y trans en Barranquilla, Duitama, Tunja, Manizales, Armenia y Bogotá.

Con la investigación se logró identificar que las mujeres jóvenes LBTIQ+ experimentan violencia simbólica, verbal, física y sexual en distintos ámbitos, como la familia y el espacio público.

Además, destacó que muchas veces esas violencias son con “fines correctivos o punitivos”, como una estrategia de castigar a las mujeres, especialmente a las jóvenes, por expresar su identidad de género u orientación sexual.

“La investigación fue realizada por dos mujeres lesbianas, dos trans y una persona no binaria, lideresas de sus regiones y pertenecientes a las organizaciones Raras no tan raras, Femidiversxs, Grupo de Acción y Apoyo a Personas Trans (GAAT) y Armario Abierto”, explicó la organización Fondo Lunaria, la cual lideró el proyecto.

Con testimonios como: “Mi mamá me aseguró que, si yo era lesbiana, ella iba a matar a mi papá, a matarme a mí, y que se iba a suicidar porque no iba a tener la vergüenza de tener una hija lesbiana”, la investigación da evidencia de la violencia psicológica que viven las mujeres al interior de sus familias.

Otro tipo de violencia identificada en la investigación contra mujeres LBT fue la sexual, tanto en el ámbito familiar como en el espacio público.

A esta violencias psicológica y sexual, se sumaron otras violencias simbólicas “con fines” de castigo, policiales y de agentes de seguridad, y violencias en el amor. Estos patrones son aplicables a mujeres lesbianas, bisexuales y trans, pues, aunque se mate­rializan de maneras distintas en cada una, suelen coincidir en los propósitos y fines de la violencia: preventivos, correctivos o punitivos.

 

Si quieres leer el informe completo, da clic aquí.