Hombre durmiendo
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Hijas, les pasa que después de tronar cacahuate y echar pasión intensamente, ¿les da sueña?

Buenaaa… pues les cuento que se trata del periodo refractario, el ‘bajón’ producido después del orgasmo, tras eyacular, y que se alarga hasta que somos capaces de iniciar otra relación sexual. Esto, hijas, puede durars desde unos minutitos en mis hijas más jóvenes o hasta algunas horas.

Esta fase está relacionada con un complejo juego de hormonas, entre ellas la prolactina. Sí mana, la misma hormona que hace posible la lactancia materna, está implicada en otros 300 procesos biológicos más, entre ellos la producción del semen y también el deseo sexual. ¡Qué calors!

Resulta que la prolactina es la principal culpable del ‘bajón’, comadres, ya que produce la sensación de saciedad, por eso el deseo desaparece durante un rato. Otros químicos presentes son la oxitocina y la vasopresina, los cuales reducen el estrés y propician sentimientos de apego, confianza y amor.

Además, durante el delicioso, el corazón late más rápido, la sangre recorre todo el cuerpo para llegar con fuerza al pene y los músculos se contraen y relajan una y otra vez, muchas veces tratando de contener la eyaculación. ¡Hijas, pues sí es demasiada chamba!

Manas, pero otra cosa: si el delicioso da sueño, ¿por qué a veces no nos dormimos después de masturbarnos? Meeeeh, quizá manuela no despierta tanta hormona y químicos como otros galanes con cuerpaza y toda la cosa.