Imagen de redes sociales
Suscríbete y activa notificaciones de nuestro canal de Youtube 👉 Haz click aquí

Este 31 de diciembre de 2020, alrededor de las 5 p.m., una embarcación tipo catamarán se hundió en las playas del municipio Cabo Corrientes, Jalisco, cuando realizaba un recorrido desde Puerto Vallarta con cerca de 60 turistas a bordo, tanto extranjeros, como nacionales.

En el catamarán se estaba llevando a cabo el Delice PV Party Cruise, una celebración para personas LGBT+ para recibir al 2021.

Aún no hay información oficial confirmada; sin embargo, se especula que debido a una maniobra errónea y el alto oleaje que se presentaba a la altura de la Playa Quimixto, la embarcación nombrada Canuwa pudo haber sido vencida por la fuerza del mar.

El hundimiento comenzó desde la proa (parte delantera), mientras que las olas fueron sumergiendo poco a poco a la nave hasta hundir los costados y la popa (parte trasera). Las personas que estaban a bordo tuvieron que nadar para salvar sus vidas.

Emilio Blanco, un turista de Chicago, Illinois, ha compartido fotos del desastre y dice: “Fue como el Titantic, fue todo lentamente”. Además, aseguró que el agua estaba “un poco agitada”.

“Creo que la tripulación simplemente no sabía cómo maniobrar muy bien el catamarán, el mar no estaba muy agitado ni había demasiado viento”, explicó el estadounidense.

Pequeñas embarcaciones que surcaban la zona, al percatarse del incidente se acercaron para brindar auxilio a las personas.

“Vi al menos 10 botes pequeños que venían a ayudar, salté a un bote privado cuyos dueños fueron lo suficientemente elegantes como para enviar a su capitán a ayudar”, dijo Blanco. “¡Fue una situación bastante aterradora!”, finalizó.

De acuerdo con el reporte de las autoridades locales, no fue necesario brindar una mayor atención médica a los afectados, pues la experiencia quedó sólo en un gran susto, uno que de manera ocurrente ya es comparado en redes sociales con la tragedia del Titanic, pero esta vez versión gay.